Opinion · Balagán

Derecho a publicarlo

Entiendo la preocupación de la Autoridad palestina por la publicación de los documentos confidenciales relativos a la negociación con Israel, pero no la comparto.

De entrada, no veo que al-Yazira haya hecho nada malo. En sus manos han caído unos documentos y creo que está en su derecho publicarlos. The Guardian ha hecho lo propio y cualquier otro medio, o casi, habría actuado de la misma manera. La gente, y los palestinos más que nadie, tienen derecho a saber qué hacen sus representantes políticos, así que creo que no tienen ninguna justificación los ataques físicos contra al-Yazira en Ramala.

Entiendo la preocupación palestina pero al mismo tiempo encuentro preocupante lo que contienen los documentos. Es cierto que forman parte de una negociación pero la Autoridad palestina ha llevado la negociación demasiado lejos.

El pecado original de los palestinos fue aceptar el tipo de negociación secreta que se ha conducido con Israel desde la Conferencia de Madrid de 1991. Los palestinos, como los demás países árabes, debían haber exigido luz y taquígrafos, y no negociar todo en secreto como si se tratara de un delito maligno e inconfesable, como quería Israel.

Siria lo dijo desde el principio, aunque luego Israel también la forzó a mantener contactos secretos, como si de delincuentes se tratara.

Tras la Conferencia inicial de Madrid, los árabes tenían que haber acudido juntos a las negociaciones. Damasco así lo pidió. Pero Israel consiguió separarlos y negociar con cada uno por separado por medio de encuentros más o menos secretos. Pues bien, los documentos que ahora publican al-Yazira y The Guardian son la consecuencia de aquel error inicial. Si las negociaciones se hubieran conducido de otra manera, discretamente sí, pero no secretamente, probablemente ahora no habría lugar para estas lamentaciones tan tristes e inútiles.