Opinion · Bulocracia

La carta de Abascal a Iglesias de siempre

Vox pasó en abril de no tener representación en el Congreso a contar con 24 diputados, lo cual ya podía considerarse un éxito rotundo. Pero unos meses después, las cosas le han ido aún mejor y esos 24 escaños son ahora 52, lo que ha convertido a la formación ultraderechista en la tercera fuerza política de España.

Curioso también ese dato, porque hace cuatro entradas ya desmentimos otro bulo que afirmaba que si el partido que lidera Santiago Abascal «supera en votos a Podemos, el PSOE no podrá gobernar ni aunque pacte con partidos independentistas”, lo cual es ahora aún más falacia que el 7 de noviembre, cuando ya dijimos que lo era.

El caso es que ese baño de entusiasmo que se ha dado Vox logrando doblar sus escaños y cuatro más, ha propiciado que recorra las redes una carta de Santiago Abascal a Pablo Iglesias, supuestamente escrita tras la cita electoral del 10 de noviembre, en la que el presidente del partido verde benemérito pone a caldo al secretario general de Podemos y le dedica frases como: “mientras tú vomitabas esa basura, el hombre que me llamaba (su padre) no debía de tener a muchos metros a los escoltas que le vigilan desde hace veinte años gracias a las balas de los amigos de Otegi”.

Y es que Abascal desarrolla en la carta cómo su padre se indignaba porque veía que Iglesias y Arnaldo Otegi iban prácticamente de la mano, y cómo a él le pasaba lo mismo: «Tu paraíso es nuestro infierno. Tus amigos, nuestros enemigos. Tus héroes, Pablo, son nuestros villanos».

La carta la firma Santiago Abascal y no es nueva, aunque la reproduzcan ahora páginas de Facebook como Orgullo Patriota, este 16 de noviembre. Es de abril de 2016, y entonces la publicó Libertad Digital, también La Gaceta.

Las cosas eran muy diferentes políticamente hablando. Abascal no era nadie y se refería a un acto en la Universidad Pública de Pamplona, durante el cual Iglesias mencionaba que Podemos tenía «diferencias ideológicas con la izquierda abertzale», pero se congratulaba de que se hubiesen terminado para siempre “los vetos políticos«.

Obviamente, Abascal no ha cambiado de discurso, y menos ahora que ve su partido encumbrado y él es tercero en el podio, por delante de su adversario “el Coletas”. Pero la carta es vieja y está ya fuera de contexto. Tiene más de tres años y desde entonces ha habido tres elecciones generales, que han llevado a Vox de cero a 52, pero también a que Pablo Iglesias pueda ser vicepresidente en el momento en que Podemos ha logrado menos apoyo en las urnas.

“Lo tienes crudo, porque somos millones los que pensamos que representas lo peor. Lástima que los corruptos te hayan dado esta oportunidad para engañar a tanta buena gente. Porque es así, Pablo, tú solo eres una consecuencia de la corrupción de tantos dirigentes del PSOE y del PP. Gracias a Dios, la España decente os combatirá a ambos a la vez. Por una España más unida, más justa y más libre. Os combatiremos siempre”.

Así termina la carta, de la que podemos extraer muchas conclusiones, la más evidente que a Abascal no le gusta Iglesias. Este mismo texto también recorrió las redes tras el éxito de Vox en las elecciones andaluzas el año pasado, y parece que la carta del líder ultraderechista para Pablo Iglesias en 2016 va a seguir presente hasta perdurar en el tiempo, cual manifiesto dogmático de antaño.