Bulocracia

Inhabilitados para votar en Dinamarca

Igual la bajada de las temperaturas que impone el calendario tiene algo que ver con la proliferación de bulos de ambientación nórdica, aunque parece más probable que sea casualidad. Lo cierto es que tras desvelar en la entrada anterior "El cuento del torno gratuito para gente sin dinero en el metro de Estocolmo", Suecia, continuamos con otro asunto que afirma que "en Dinamarca toda persona que recibe algún tipo de ayuda social está inhabilitada para votar".

La escueta información procede de Argentina y utiliza palabras que la RAE no conoce, como "clientelismo":

"En Dinamarca toda persona que recibe algún tipo de ayuda está inhabilitada para votar. De esta forma se evita que la ciudadanía se transforme en clientelismo político y que sean votantes cautivos. Podrían en Argentina imitarlos?".

Se trata de un bulo que cala con fuerza desde el pasado verano en diferentes versiones, aunque ya lo hizo en mayo de 2019 sobre todo en Argentina, lógicamente, que es de donde parte.

Existen réplicas actuales desde España y su procedencia sudamericana no ha impedido que el bulo también cause furor en México, donde muchos lo han hecho suyo.

De hecho, esto que vemos ahora en redes españolas creó tal revuelo en primavera del año pasado en Argentina que  la Embajada de Dinamarca en el país sudamericano se vio obligada a salir al paso en su Facebook con un rotundo titular: "En Dinamarca, NO se pierde el derecho de voto al recibir ayuda social!".

"Hemos visto que en las redes sociales circula un rumor que en Dinamarca uno está inhabilitado para votar si uno recibe ayuda social", dicen, y aclaran la cuestión:

"Según la Constitución de Dinamarca, cualquier persona con nacionalidad danesa, residencia permanente en el país y que haya alcanzado la mayoría de edad para votar (hoy de 18 años) puede votar, a menos que esté bajo tutela (es decir declarado incapaz de encargarse de sus circunstancias financieras o personales). Las personas bajo tutela son pocas, menos de 1.900 de un total de más que 4.000.000 de votantes".

Las 1.900 personas bajo tutela en Dinamarca corresponden a menos de 0,05% de la población, matiza la Embajada danesa, donde creen que el bulo puede deberse a un posible "malentendido" con una de las frases de su constitución: "Está determinado por ley, en qué medida el castigo y el apoyo que la ley considera "ayuda para los pobres" implica la pérdida de los derechos de voto. Es decir, debe estar determinado por otra ley que no sea la Constitución".

Para intentar corroborar que en Dinamarca se puede perder el voto actualmente si se recibe una ayuda, otros se apoyan en el artículo 29 de la Constitución danesa, que data de 1953 y hace referencia a la "privación del derecho de voto" como consecuencia de la percepción de subvenciones. Pero la Embajada de Dinamarca en Argentina asegura que desde la Reforma Social de 1933, "surgida a partir de un acuerdo político que sentó las bases del Estado de bienestar danés", quienes previamente recibían asistencia social como "ayuda para los pobres", que sí conllevaba la pérdida del derecho a voto, "recibieron beneficios sociales que no implicaron más la pérdida de esta capacidad".

La denominada "ayuda para los pobres" fue eliminada oficialmente en 1961, según detallan desde la sede diplomática. Por lo que en la actualidad, "todos los que cumplen con los requisitos mencionados pueden votar".

En todo caso, y pese a la aclaración que, efectivamente, puede probar que esto que se comparte es un bulo actualmente; en las redes sociales a muchos les sigue sorprendiendo que hasta 1961 estuviera vigente en Dinamarca, Groenlandia y las Islas Feroes un "subsidio constitucional" denominado "ayuda para los pobres" que implicaba perder el derecho al voto.

También sorprende la existencia de "requisitos para poder votar", puesto que al menos en los países democráticos suele bastar con tener la nacionalidad y ser mayor de edad como únicos "requisitos" para tener derecho al voto.