Bulocracia

Las caravanas de la libertad falsas surgen como setas

Cientos de camioneros canadienses participan desde finales de enero en una ruta de protesta desde distintos puntos de Canadá con destino Ottawa, la capital del país, denominada Freedow Convoy, Caravana de la libertad. Los transportistas decidieron comenzar a manifestarse de esta manera contra la nueva normativa que, desde el 15 de enero, endurece los requerimientos frente a la covid para cruzar la frontera con Estados Unidos y que, sobre todo, obliga a vacunarse contra el coronavirus y a acreditar la pauta completa de vacunación como requisito imprescindible para poder cambiar de país.

Desde entonces, las protestas no cesan en Canadá, un país que tiene casi 9.000 kilómetros de frontera en común con EE UU, hasta el punto de que el pasado domingo, 6 de febrero, tras once días ininterrumpidos de movilizaciones y con 5.000 manifestantes bloqueando el centro de Ottawa, el alcalde de la ciudad, Jim Watson, declaraba el estado de emergencia tras admitir que estaban "perdiendo la batalla" y que "la situación está fuera de control".

Las autoridades han privado de suministro de combustible a los camioneros y se centran en cortar la cuantiosa financiación que está recibiendo la Caravana de la libertad, especialmente hasta ahora a través del sitio de crowdfunding GoFundMe. La empresa permitió anteriormente la entrega de un millón de dólares canadienses a los manifestantes (unos 688.600 euros), destinados a suministros y alimentos, pero el 4 de febrero retuvo otros 10 millones de dólares canadienses (cerca de 7 millones de euros) donados en apoyo de la protesta, gesto que agradeció públicamente Jim Watson. El alcalde indicó que el dinero se redirigiría a "organizaciones benéficas establecidas y verificadas por GoFundMe".

Watson pidió el lunes al Gobierno federal el envío a Ottawa de 1.800 policías para hacer frente al "asedio" de los camioneros y de muchos otros que se les han unido, la inmensa mayoría negacionistas de la pandemia. Canadá no sabe cómo atajar una situación que se les ha ido de las manos a sus gobernantes desde el primer momento y que ya no se centra solo en Ottawa, también en otras grandes ciudades como Toronto y Quebec.

Y con tanta agitación, tampoco es fácil atajar la desinformación que estos sucesos están deparando en los sitios donde se niega la pandemia, algunos de ellos creados en exclusiva para la causa. Bien es cierto que tras las protestas iniciadas en Canadá, los camioneros han seguido el ejemplo en otros lugares, como en los Países Bajos el 30 de enero o un día después en Australia, donde se formó una caravana que acabó en una concentración de varios días frente al Parlamento de Camberra. El martes y ayer también hubo protestas contra las medidas frente a la covid en Wellington, la capital de la vecina Nueva Zelanda, uno de los rincones de la Tierra donde la pandemia ha causado menos estragos.

Con estas perchas de las protestas en Canadá, sobre todo, pero también en territorio australiano, donde sin ir muy lejos al tenista serbio Novak Djokovic no se le permitió jugar el Abierto de Australia por no querer vacunarse y fue deportado, los muy negacionistas se frotan ahora las manos y utilizan acciones reales de protestas con otras que no lo son para intentar demostrar que el mundo se está levantando contra la "conspiración pandémica" y esto ya es imparable.

Hay imágenes reales de las protestas de los camioneros canadienses y australianos a raudales, pero se ve que no son suficientes. A algún negacionista persistente no le bastan y por ello se usan vídeos de protestas pasadas de otras cosas como si fueran manifestaciones actuales de camioneros en distintos sitios del mundo.

La manipulación más popular parece partir de una cuenta de Twitter con más de 9.500 seguidores cuyos falsos argumentos luego han hecho suyos otros. "Rock and Roll y HALA MADRID", 'aclara', al tiempo que luce una foto de Florentino Pérez y otra de José Mourinho para ambientar, pero comenta casi en exclusiva sobre lo que considera su "verdad sobre el coronavirus y las vacunas", que serían todo conspiraciones y engaños.

Tampoco le caen bien los medios de comunicación, sobre todo los que desmienten bulos. Normal. Por eso la cuenta simpatiza con otras que también presumen de saber en exclusiva toda la verdad sobre la pandemia y lo gritan casi siempre de manera agresiva, con insultos y aderezos en forma de hashtags del tipo #PLANDEMIA o #DESPIERTADEUNAPUTAVEZ.

Lo cierto es que en ese Twitter se muestra un vídeo de una presunta nueva protesta de camioneros, esta vez en Italia, acompañada de un texto:

"Los camioneros italianos comienzan una protesta similar a la de los canadienses contra la tiranía sanitaria, política y mediática globalista del Covid. Bravo por ellos, cada día despierta más gente".

Pero realmente ese vídeo y esa protesta en forma de caravana de camiones no tiene nada que ver ni con medidas anticovid ni con acciones reales de ahora. AFP desvela que las imágenes se grabaron el 26 de septiembre de 2021 en una calle en la ciudad italiana de Carmagnola, en la provincia de Turín, e incluso comparte la localización. Las imágenes corresponden a la Raduno Truck Carmagnola 2021, una reunión de camiones que formó parte el año pasado de la programación cultural de las Fiestas de San Michele.

Australia, hace dos años

Pero hay más vídeos intencionadamente mal documentados en esa misma cuenta negacionista de la red del pajarito. Figuran igualmente unas imágenes de Australia que van adornadas de un texto similar al del bulo de Italia:

"Conductores australianos, inspirados en el "Convoy de la libertad" de Canadá, se dirigen a Canberra, la capital de Australia, como protesta contra las vacunas y las restricciones del Covid. Esto no sale en los medios comprados españoles porque Vanguard y Blackrock no lo permiten".

Y es evidente que aquello es Australia, pero se trata de un vídeo de hace dos años en el que "las víctimas de los incendios forestales muestran su indignación contra el primer ministro de Australia cuando éste visitó la ciudad de Cobargo" dos años atrás. Nada de covid: "Los incendios forestales arrasaron la región el lunes por la noche, matando a un padre y un hijo. Los residentes se quejaron de que faltaba asistencia del Gobierno y uno preguntó: "¿Qué pasa con las personas que ya están muertas, señor Primer Ministro? ¿Qué pasa con las personas que no tienen dónde vivir?"".

Está claro que hay montones de imágenes de las manifestaciones contra las medidas en torno a la covid impulsadas por los camioneros en distintos lugares, lo que no se entiende es que para algunos no sean suficientes y tengan que tirar de vídeos de otras cosas. El caso es que se suceden las protestas falsas y habrá más mientras continúen las reales.

Brasil, protestas de 2015

En Facebook se han inventado protestas de camioneros también en Brasil, otro país en el que su presidente, Jair Bolsonaro, siempre se ha mostrado bastante escéptico con la pandemia de la covid-19. Así proclamó el bulo el 28 de enero algún usuario a nivel particular: "Los camioneros brasileños están mostrando su apoyo al convoy de la libertad ahora. ¡Es cuestión de tiempo que esto llegue a todo el mundo".

Lo difundió el mismo día también una página de Facebook argentina que se disfraza de medio bajo el nombre de Periodismo en Investigación. Si hay que inventar, se hace a lo grande, y no solo por el bulo de los camioneros brasileños, sino porque el sitio luce sin complejos "Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación 2016", galardón que ganó en esa tercera edición el medio peruano Ojo Público por el proyecto Memoria Robada, "una investigación colaborativa sobre el tráfico de patrimonio cultural latinoamericano en alianza con Plaza Pública (Guatemala), La Nación (Costa Rica), Animal Político (México) y Chequeado (Argentina)".

"Los #camioneros #brasileños están mostrando su #apoyo al #convoy de la #libertad... #Camioneros en Canadá llevan casi un mes de paro en #protesta por el pase sanitario y las restricciones sanitarias. ¡Es cuestión de #tiempo que esto llegue a todo el #mundo... El #convoy de #camiones está llegando a #OTAWA y rodeando el #Parlamento, mañana se prevé la #llegada #masiva. La cola es de 500 km de longitud. No se irán hasta que no levanten todas las #restricciones y se vuelva a la vigencia del #EstadodeDerecho...".

Lo único cierto es que la Associação Nacional de Transporte do Brasil confirma la manipulación de las imágenes, que corresponden a unas protestas de camioneros en el año 2015. La asociación de transporte ha comunicado que, aunque a veces no está de acuerdo con las decisiones del Gobierno, no es partidaria de llevar a cabo caravanas de camiones ni acciones similares y no se las plantea.

"Cola de 500 km de longitud llegando a Ottawa"

Esa proclama que mezcla falsamente Brasil con Canadá no la firma el señor Hashtag -17 hay-, la rubrica sin miedo al éxito un tal Julio Razona, presunto profesional de la investigación que aprovecha e incluso se marca un 2 x 1 en bulos. Por un lado que "los camioneros brasileños están mostrando su apoyo al convoy de la libertad", falso; y por otro lo de la "cola de 500 km de longitud llegando a Ottawa", que sería la distancia por carretera entre Madrid y Almuñécar (Granada), por ejemplo.

Hay retenciones de tráfico documentadas que hablan de atascos que tardaron más de una semana en resolverse y de colas enormes: más de 50 kilómetros en las inmediaciones de Berlín cuando se reanudaron las relaciones entre un lado y otro de la ciudad en 1990; más de 100 kms en 2010 en la autopista que une el Tíbet con Pekín coincidiendo con el final de las vacaciones; más de 160 tanto en la carretera que une Lyon con París en 1980 -también por el fin de las vacaciones-, y otros tantos en Texas en 2005 a causa de la llegada del huracán Rita.

Incluso hay reseñas de un cuestionable atasco de 306 kilómetros que se extendió por distintas carreteras de Brasil durante un puente en noviembre de 2013, cuestionable porque más que una cola sería la suma de unos cuantos atascos en distintas vías con diferentes destinos. Pero "500 kilómetros de longitud" es mucha cola. Razona se ha ido yendo arriba y dentro de un bulo se ha marcado otro de récord Guinness.