Bulocracia

Alvise Pérez o cómo cagarla por norma

Hay gente que no escarmienta, que difunde bulos, que difama a otros, que son condenados por ello y les cuesta dinero y, pese a todo, vuelven a empezar su espiral de falacias una y otra vez.

El ejemplo más claro de esto parecía hasta ahora el eurodiputado de Vox y presunto periodista Hermann Tertsch, que miente más que habla y se lo sentencian los juzgados. Pero hay otro personaje de la derecha y más allá que rivaliza con él y, en un nuevo ejercicio de masoquismo, ha vulnerado el derecho "a la intimidad personal y familiar" del exministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana José Luis Ábalos, y por ello ha sido condenado por un juzgado de Madrid a pagar una indemnización de 60.000 euros.

Se trata, como no podía ser otro, de Luis Pérez Fernández, exasesor de Ciudadanos, más conocido por su parroquia de palmeros como Alvise Pérez.

Este hombre, efectivamente, miente que le da gusto, difama, vulnera el honor y le condenan por ello, pero repite patrones, en un afán sin sentido y sin argumentos similar al que suele atesorar Hermann Tertsch.

Alvise Pérez se supone que lo sabe todo y dispone de información privilegiada que lanza al mundo, pero o le mienten mucho o simplemente le da igual todo. Por eso los que le siguen le creen ciegamente y ni se plantean que pueda estar mintiendo. Pero la verdad es que este hombre cada vez que habla aporta menos confianza que un coche desguazado.

En esta ocasión, ha publicado en su cuenta de Twitter dos fotos de Ábalos en su casa cuestionándose la "salud mental" del exministro:

"Hola @AbalosMeco. ¿Qué opinarías de la salud mental de un Ministro que pasa toda la tarde mirando fijamente a un par de pájaros enjaulados?...".

Y tal publicación ha merecido ser considerada una "intromisión ilegítima en el honor del demandante", puesto que "las fotografías se realizan dentro del ámbito más privado del Sr. Ábalos como es en la terraza del domicilio particular y ajenas totalmente a su función pública, sin que conste que las fotografías se hayan realizado con el consentimiento del demandante, quien en todo momento aparece ajeno a la posibilidad de que pudiera ser fotografiado".

Así lo ha considerado la titular del Juzgado de Primera Instancia número 103 de Madrid, María de los Ángeles Martín Vallejo, y si la condena acaba siendo firme, que Alvise Pérez aún puede recurrir, el exasesor de Ciudadanos no solo tendrá que pagar 60.000 euros, sino que deberá encargarse también de eliminar de Internet cualquier rastro de su publicación. Por ejemplo este:

¿Qué opinarías de la salud mental de un personaje que dedica al mundo estas cosas? Por norma. Alvise Pérez se llena de razón para lanzar falacias, pero reculó y borró de su Twitter las fotos de Ábalos y el texto que las acompañaba, aunque multitud de tuiteros ya las habían descargado y las han vuelto a publicar en la red del pajarito y en otras como Facebook. Eliminar todo el rastro no va a ser fácil.

Alvise Pérez es un habitual de Bulocracia porque lanza bulos, así de rotundo, pero por alguna circunstancia que desconocemos no se cansa de mentir y de hacer el ridículo con ello. Le gusta engañar sobre inmigrantes, feministas y periodistas que no dicen lo que a él le gusta, sobre todo. Suele aportar datos falsos para 'corroborar' lo que afirma, sabedor de que en su sector político nadie contrasta nada.

Para conocer bien a este 'salvapatrias' basta con poner su nombre en un buscador de Internet. Lo que sale de él siempre son sus patrañas. Normal si es lo único que publica y además le condenan por ello.