El negro futuro de la estafa filatélica

La inversión en sellos a gran escala ha acabado en España como el rosario de la aurora. Las dos sociedades que se dedicaban a este negocio fueron intervenidas por la Audiencia Nacional en mayo del año pasado. Sus principales directivos, con FRANCISCO BRIONES y JOSÉ ANTONIO CANO a la cabeza, están imputados. Y, lo que es peor, hay más de 400.000 familias que han visto, impotentes, cómo se evaporaban sus ahorros.

La justicia ha cuantificado el déficit patrimonial de Fórum Filatélico y Afinsa en más de 4.500 millones de euros. Esa elevada cifra es la diferencia entre las obligaciones contraídas con sus clientes y el valor real de los activos de las dos empresas. Sin embargo, el alcance de la presunta estafa hubiera sido mayor sin la oportuna denuncia de un ciudadano, que puso a la justicia sobre la pista de lo que estaba pasando.

Un solo dato prueba hasta qué punto los responsables del negocio confiaban en continuar adelante, habida cuenta del autismo de las autoridades, que en 27 años no pudieron o no quisieron enterarse de nada. Tras la intervención de Fórum Filatético, en sus cajas fuertes fueron descubiertos 127 millones de sellos, de los que 71 millones estaban adjudicados. El resto, obviamente, iba a servir de anzuelo para capturar nuevas víctimas.

Es harto improbable que los procedimientos judiciales abiertos permitan restituir el dinero a los afectados, porque no lo hay. Y eso explica su insistencia en reclamar que lo haga el Estado, que no fue capaz de impedir lo ocurrido.

El Gobierno, después de hacer oídos sordos durante mucho tiempo, se avino por fin a iniciar el procedimiento conducente a dilucidar si la razón les asiste en su demanda. Pero en ningún caso habrá una respuesta antes de las elecciones. Lo que sí se ha puesto a disposición de los damnificados, a través del ICO, es una línea de créditos de hasta 3.000 euros.

De la subasta de los bienes de las empresas, mucho no se puede esperar. Antes del verano se celebraron dos (una de material promocional y otra de relojes). La tercera, realizada esta misma semana por la firma Legal-Auctions, correspondía a equipamiento informático y mobiliario de oficina de las dos grandes sedes de Fórum Filatélico en Madrid: la de la calle Tutor y la de Modesto Lafuente. Su valor apenas llegaba a los 64.000 euros.