Coronavirus en positivo

La información veraz, un arma contra la covid-19

Ilustración: Verónica Montón Alegre
Ilustración: Verónica Montón Alegre

España he contado con información veraz durante toda la pandemia

La pandemia de la covid-19 ha provocado miedo, soledad en muchas ocasiones e incertidumbre.  Pero también consciencia de la fragilidad del mundo, responsabilidad individual y colectiva así como solidaridad.

En España, la actitud ciudadana en general, atendiendo las directrices y recomendaciones del gobierno, ha sido, es y espero que siga siendo ejemplar.

Desde mi punto de vista, un factor decisivo para ello es la constante información y comunicación que ha desplegado el gobierno hacia todas las personas.

En etapas excepcionales es cuando más esfuerzos hay que hacer para garantizar una información completa y veraz.

Para hacer esto bien, se requiere el liderazgo porque este otorga credibilidad y ello se consigue con una información y comunicación honesta, rigurosa, transparente, considerando a las personas como adultas y en esto el Gobierno de España alcanza el sobresaliente.

Las personas no han estado solas ni un minuto, los responsables del gobierno de España han estado y están día a día informando y comunicando con ellas. Los ciudadanos están frente a la televisión, la radio y otros artilugios pendientes de las continuas ruedas de prensa del Presidente, de los Ministros y otros responsables públicos. Esta cascada de comunicación no se ha centrado exclusivamente en una eclosión de datos, sino en una puesta a disposición personal con verdadera vocación de servicio a las personas.

Las ruedas de prensa son imprescindibles

Estas continuas ruedas de prensas son imprescindibles porque nos permite percibir continuamente que están ahí, trabajando sin descanso para nosotros y que no estamos perdidos ni solos ante el peligro. Con ello se contiene la angustia y todos juntos vamos aprendiendo como defendernos de este virus. Jamás nos cuentan milongas, dicen la verdad de lo que pasa y de lo que se va conociendo, sea ello bueno o malo, configurándose la comunicación no solo como un arma de lucha contra el virus, sino también como un verdadero ejercicio de respeto hacia todos.

La comunicación no es solo un Excel con datos, es un esfuerzo de pedagogía con una actitud que ofrece seguridad, porque estamos en buenas manos. Y para ello el gobierno siempre nos dice la verdad, con seriedad, sin alharacas, con firmeza pero también con empatía.

En esta pandemia el guión no está escrito y es necesaria capacidad de adaptación constante

La verdad, la honestidad y la transparencia se visualizan en el reconocimiento de que  es una epidemia nueva, de la que se aprende algo día a día en España y en todo el mundo. Esto lleva necesariamente a  tener capacidad de improvisación, porque cuando crees tener la respuesta te cambian la pregunta. En esta pandemia no existe guion escrito, sino que se va haciendo al andar y ello exige capacidad de iniciativa ante la adversidad. Eso que algunos llaman improvisación en un sentido peyorativo, en realidad es una cualidad fundamental para cualquier dirigente y diría que para cualquier persona, y este gobierno la tiene. Pero además no le duele prendas en   reconocer sin ambages que no lo saben todo. No es como otros que siempre tratan de dar la impresión de que todo lo controlan hasta conducirnos al hundimiento.

Las claves del modelo de comunicación del Gobierno

Quiero destacar algunos pilares que están resultando fundamentales y que, en mi opinión,  ha aportado el Gobierno, más allá del trabajo epidemiológico, sanitario y socio-económico. Estos son:

  1. Jamás entrar en discusiones con nadie por mucho que ataquen desde otros partidos o personas de tú propio partido, por fuerte que sople el viento. Respeto absoluto a todas las opiniones sean científicas, de responsables autonómicos, sectores sociales, económicos, etc., porque lo único, único que importa son las personas, su salud y sus problemas.
    Esta máxima se lleva a rajatabla sin quiebra alguna.
    El único enemigo es el virus.
  2. Comunicación constante con las personas. Mejor pasarse que quedarse corto.
  3. Flexibilidad, es decir la capacidad de adaptación a la evolución y sorpresas que depara el virus.
  4. Firmeza, es decir, tener la idea clara de lo importante: la salud y la vida de las personas y por más presiones que existan desde diferentes ámbitos, que no te quiebren el brazo

La declaración del estado de alarma es un instrumento constitucional y democrático esencial para todo ello, como lo es la determinación de un mando único para abordar con garantías esta crisis. Me resulta triste ver que por intereses espurios, se denosta las declaraciones de los estados de alarmas. Soy una demócrata de nacimiento (con años a la espalda), muy celosa de mis derechos y que ha luchado toda su vida por defender los míos y los de los demás, y con franqueza, en ningún momento me he sentido ni me siento herida en algunos de mis derechos como persona libre, al contrario me siento más protegida por mi Gobierno y por mi Constitución.

Seguridad, sosiego y empatía. Claves de los comunicadores

Para finalizar quiero dar las gracias a todas las personas anónimas que están trabajando en pro del bien común en esta pandemia y lo escenificaré en tres personas:

El Presidente del Gobierno, un hombre que está dando seguridad, firmeza y empatía. Sus ya famosas "homilías" sabatinas quedaran  en la memoria como aquellos famosos bandos de Tierno Galván.

El Ministro de Sanidad cuyo sosiego, convicción y buen hacer me lleva recordar a Ernst Lluch.

El Dr. Simón, incombustible, un tipo de esos que te gustaría que fuese tu amigo. Un mestizaje entre Pepe Múgica y Stephen Hawking.

FIRMANTES DEL BLOG

  • María Antonia de Armengol Criado Exdiputada de las Cortes Valencianas Ex diputada del Congreso de los Diputados.
  • Carmen Montón es embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos y ha sido Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social y Consellera de Sanidad.
  • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.
  • Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
  • Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.
  • José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.
  • Isabel González. Médica radióloga. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
  • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia.
  • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.
  • Pere Herrera de Pablo. Medico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.
  • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.
  • Aurelio Duque Valencia. Médico de Familia y Comunitaria y representante sindical. Ha sido presidente de la Sociedad Científica de Medicina Familiar en la Comunitat Valenciana.
  • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar. Ilustradora del Blog Coronavirus en positivo.
  • Juan Domene. Médico Inspector en el servicio de calidad asistencial y seguridad del paciente. Ha sido gerente del departamento de salud Arnau de VilanovaLliria.