Persona, animal o cosa

GILIESE 581 G - Para entrar a vivir.

Berto Romero.

"Giliese 581 g" es el nombre que se le ha dado al primer planeta fuera del sistema solar potencialmente habitable para los seres humanos. Orbita alrededor de la estrella Giliese 581, en la constelación Libra, es entre tres y cuatro veces mayor que la Tierra y está situado a unos 20 años luz. Probablemente rocoso y con agua, y con suficiente gravedad para mantener una atmósfera. Dicho en otras palabras: Espacioso, bien comunicado, parquet, climatización y suministros dados de alta. Ideal civilizaciones superpobladas. Sin amueblar. Para entrar a vivir.

Los afortunados en dar la primicia han sido los responsables del observatorio WM Keck de Hawai. Hacía ya tiempo que la comunidad científica se mordía los nudillos por dar una noticia como ésta. El número de exoplanetas descubiertos había ido aumentando exponencialmente en los últimos años, a medida que crecía la precisión de los sistemas de observación del cosmos. Y todos los astrónomos estaban inmersos en una callada competición recopilando los datos necesarios para proclamar el primer candidato a planeta habitable.

A partir de ahora cabe esperar que se incremente la lista de posibles nuevos hogares. Más tarde habrá que ir a visitar cada candidata a "Tierra 2", y valorar sus pros y contras. Y por último, una vez tomada una decisión, llegará "la gran mudanza". Quién sabe con qué nos encontraremos allí. Si entrar en un nuevo piso es un mundo, ¿qué supondrá entrar en un nuevo mundo? ¿Habrá que sanear, o incluso desalojar a algún okupa?

Ilusionante. ¡Cómo no! Como civilización somos un inquilino marrano, ruidoso y con síndrome de Diógenes. Nos cuesta un dolor de estómago ser sostenibles y ecológicos. Lo nuestro es depredar, devastar y esquilmar. Nada nos podría estimular más que la posibilidad de un nuevo comienzo. Eso nos dará fuerzas para no sentirnos culpables durante nuestros últimos años aquí, hermanados en un masivo y desenfrenado "para lo que me queda en el convento…".

Nada puede salir mal. Excepto, quizá, que no lleguemos a tiempo y sean acaso los de Giliese 581 quienes nos descubran, atraídos por el mal olor y las moscas, y nos hallen muertos y medio descompuestos, acumulando basura en un planeta viejo, que huele a cerrado.