Persona, animal o cosa

INTERNET - Bomba silenciosa

Berto Romero

internet.jpg

La red estalló a las 9:00 de la mañana del miércoles 2 de diciembre, cuando un grupo de bloggers, periodistas, usuarios, profesionales y creadores de Internet publicó en la misma un decálogo compartido y anónimo llamado "Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales de Internet". A las 19:00, según informaba Público, una búsqueda en Google del tema arrojaba cerca de 90.000 resultados coincidentes. Al día siguiente el número ascendía a más de un millón.

La causa: el Anteproyecto de ley de Economía Sostenible aprobado el viernes 29 de noviembre por el Consejo de Ministros que pretende habilitar a una comisión del Ministerio de Cultura para ordenar el cierre de páginas P2P, las conocidas redes que proporcionan enlaces de intercambio de archivos. El peligro: sentar un precedente según el cual una Comisión de Propiedad Intelectual del Ministerio de Cultura estaría capacitada para hacer algo que en la actualidad sólo puede y debe hacer un juez.

Nuevo capítulo de una guerra entre artistas que defienden el derecho a vivir de sus creaciones aferrándose a un modelo de negocio caduco y desfasado (aunque satanizados frecuentemente con desmesurada saña) y defensores de la libertad de contenidos en Internet (si bien algunos de ellos simplemente persiguen disponer de cualquier contenido audiovisual gratuitamente).

La irritación, sin embargo, nace justificadamente de la preocupante cuestión de fondo. Resuena en toda la red el eco de la palabra "censura". Un temor común a todos los internautas, conscientes de la insólita libertad de un espacio virtual que ha demostrado ser poco domesticable y demasiado cambiante para ser fácilmente regulado. Un nuevo espacio compartido que ha modificado sustancialmente nuestra forma de informarnos, comunicarnos, crear, compartir y divulgar nuestras ideas.

El primer punto del manifiesto reza: "Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión". Los 9 siguientes están en Internet. Acudan a ella. Ha estallado como una bomba silenciosa.