Pato confinado

Receta de lasaña vegetal

Lasaña de verduras.

La lasaña vegetal es un plato fetiche para quienes se consideran arquitectos del sabor. Con cariño, piso a piso, se levanta el espacio de sana lujuria. Un edificio de capas de pasta intercaladas, inundado por rica bechamel. Un convento para las meriendas de Pantagruel. La lasaña vegetal, mejor dicho, es un milagro. Como hiciera el modernismo, este plato fusiona arquitectura, finos nutrientes y un trastorno en el placer.

De Italia nos vienen estas placas de pasta levantadas hacia el campanario de la epiglotis. Suelen llevar como argamasa carne, verduras o pescados, salsa de tomate y quesos. Contrafuerte del regocijo, la receta que os presentamos hoy merece el título de catedral de la pasta. En Pato Confinado os invitamos a una Lasaña de verduras de la huerta. Añadimos al final la guía para hacer la bechamel sin mantequilla.

Receta de lasaña de verduras de la huerta

Receta de lasaña de verduras
Verduras en la lasaña.

Ingredientes 4 personas:

  • 1 berenjena.
  • 1 calabacín.
  • 1/2 pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde.
  • 2 zanahorias.
  • 2 cebolletas tiernas.
  • 12 champiñones o setas al gusto (pueden ser shitakes o gírgolas).
  • Salsa de bechamel.
  • Salsa de tomate natural.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.
  • 12 placas de lasaña precocinada.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 pizca de tomillo y albahaca.
  • Pimienta.

Elaboración:

1. Prepara una buena salsa de tomate:

Este paso es opcional, pues puedes hacerlo con salsa de tomate frito de la tienda o supermercado. Mejor si es ecológico, tendrá más sabor. Si te decides a hacer la salsa, utiliza un kilo de tomate de pera maduro. Fríe un diente de ajo bien picado en una olla o sartén que lleve varias cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté dorado, súmale los tomates pelados y cortados en dados o mejor rallados. Sazónalo con el tomillo, la albahaca y una pizca de pimienta. Sálalo. Que se cueza a fuego medio durante unos 30 minutos. Si pasado ese tiempo la salsa de tomate ha quedado algo ácida, puedes añadirle una cucharadita de azúcar para contrarrestar la acidez.

2. A por las verduras:

Saltea las verduras por separado, más hechas o menos hechas, al gusto. Corta finamente las cebolletas y los pimientos, y un diente de ajo picado. En una sartén con un chorro de aceite de oliva virgen, empieza a freírlos. Cuando estén hechos, reservar. Repite la operación con el resto de ingredientes, todo por separado. Fríe los champiñones cortados en trozos o láminas; haz lo mismo con la zanahoria y la berenjena cortadas también en trozos; asegúrate de que el calabacín quede un poco al dente. Comprueba siempre el punto de sal. Puedes ponerlas sobre un colador para que suelten el aceite. Después junta las verduras en un bol. Reservar.

3. Prepara las placas de lasaña:

Depende del fabricante, pero las placas de lasaña suelen ponerse en agua caliente durante unos diez minutos, vigilando que no se peguen.

4. Monta la arquitectura de tu lasaña vegetal:

En una fuente de barro o cristal rectangular empieza a levantar los pisos. Primero reparte unas gotas de aceite en la base de la fuente para que no se peguen. También puedes optar por poner una primera capa de salsa de tomate. Según el tamaño, usa entre 3 o 4 placas para sentar los cimientos del primer piso. Recuerda secar las placas antes.

Levanta el primer piso: sobre la pasta añade la salsa de tomate bien esparcida, en un manto fino, y por encima introduce las verduras (que abarquen todo el piso), y cúbrelas después con salsa de bechamel. Puedes espolvorear queso por encima, o añadirlo en finas lonchas. Levanta el segundo piso con el mismo número de placas. Repite la operación del maestro constructor de lasañas: capa de tomate, las verduras, bechamel, queso. Hazlo una tercera vez y hasta una cuarta (suele ser la construcción estándar). El último piso debe cerrarse con las placas finales.

5. Bechamel sobre la lasaña y al horno:

Cubre la lasaña con la bechamel y esparce queso rallado por encima con generosidad. Pon el horno a calentar a 190 grados, e introduce luego la lasaña de verduras. Que se hornee dentro unos 15 minutos.

Receta de bechamel sin mantequilla:

Receta salsa bechamel
Salsa de bechamel gratinada con queso. Pato Confinado.

Ingredientes:

  • Un cuarto de cebolla.
  • 5 cucharadas de aceite de oliva virgen.
  • 70 gr. de harina.
  • 1/2 litro de leche entera.
  • Pimienta.
  • Sal.
  • Nuez moscada.

Elaboración de la bechamel sin mantequilla:

1. Pon a calentar el aceite en una olla o sartén. Sofríe la cebolla picada muy finamente. Cuando esté translucida añade la harina y remueve durante un minuto.

2. Ve añadiendo la leche mientras das vueltas con unas varillas. El objetivo es que no queden grumos. Debes estar todo el rato removiendo para que no se agarre y adquiera la textura correcta.

3. Rectifica de leche o harina según desees que salga más líquida o espesa. Debe quedar, eso sí, una salsa consistente.

4. Añade la sal, un poco de pimienta y la nuez moscada (fundamental) al gusto.

➥ Si te gusta la pasta prueba con estos sencillos tallarines con salmón ahumado.