Pato confinado

Receta de 'pulpo vegano': shiitake a feira

Pulpo vegano o shiitake a feira
Shiitake a feira o pulpo vegano. Pato Confinado.

El shiitake es una seta asiática que en los últimos años ha multiplicado sus esporas en la gastronomía occidental, como en esta receta de pulpo vegano que os presentamos hoy. Los motivos son varios, pero principalmente tienen que ver con su sabor y textura, pues, de entre los hongos cultivados, son los que mejor evocan el bosque en el paladar. El shiitake está considerado un hongo medicinal en el Oriente. Según dicen, ayuda al sistema inmune, entre otros beneficios.

En esta receta de shiitake a feira vamos a transformar las setas en un pulpo a la gallega. Es un truco de prestidigitador vegano, una posibilidad de adaptar el plato tradicional sin animal de por medio. Se le pueden añadir unas algas deshidratas para que el espejismo del mar sea más redondo. Es un atractivo sucedáneo. Receta fácil, perfecta para la primavera y verano. Puede ser un aperitivo o cena ligera. El tiempo de elaboración no supera los 20 minutos.

Receta de shiitake a feira o pulpo vegano

Shiitake a feira o pulpo vegano
Pulpo vegano. Pato Confinado.

Ingredientes 2 personas:

  • 1 bolsa de shiitakes frescos (alrededor de 14 unidades o 150 gr).
  • Media lámina de alga nori o kombu.
  •  1 cucharadita de alga wakame.
  • 2 patata medianas.
  • 1 cebolla.
  • Pimentón dulce y picante.
  • Aceite de oliva virgen.
  • 1 hoja de laurel.
  • Sal y sal gorda.

Elaboración:

La receta de shiitake a feira se prepara de forma muy similar al verdadero pulpo gallego. La idea es que se parezca lo más posible tanto en la elaboración como en la presentación final. Que tenga ese toque rojizo final del pimentón, y esa ligera agresividad de la sal gorda. La textura y el efecto terminan siendo muy parecidos.

1. Prepara el 'engaño' marino:

En un olla ponemos a hervir alrededor de un litro agua. Añadimos la cebolla, la hoja de laurel y las algas. Que estén en ebullición unos minutos. Aquí es cuando el agua se impregnará de las algas y después transmitirá el sabor a las setas y patatas. Tiene que ser justa la proporción de líquido para que se concentre bien el sabor. Puedes calcularlo también a ojo. Si no dispones de algas, la receta funciona igualmente, solo que el "engaño" no será tan efectivo.

2. Cuece las setas shiitake como si fueran un pulpo:

Añade las setas enteras y las patatas (peladas y cortadas en dados medianos), junto a una cucharadita de sal. Deben estar cociéndose alrededor de 15 minutos. Asegúrate que las patatas quedan tiernas.

3. Emplátalo con morriña gallega:

Utiliza preferentemente una superficie de madera, del mismo modo que sirven el pulpo en los restaurantes gallegos. El efecto visual ayudará en el truco. Cuela bien las patatas y las setas, que queden sin líquido. Retira la cebolla. En el plato de madera pon los trozos de patata y por encima las setas shiitake (que puedes cortarlas por la mitad si son demasiado grandes). Si hay restos de alga, no los desprecies. Alíñalo con un buen chorro de aceite de oliva virgen, sal gorda y espolvorea el pimentón picante y dulce al gusto. Servir caliente o tibio.

➥ Si te gustan los cefalópodos, prueba estos calamares encebollados, todo un vicio marinero.

➥ Si eres vegetariano, anímate con la ensalada tabulé, una receta libanesa.