Pato confinado

Sopa fría de melón con crujiente de jamón y menta

Sopa fría de melón con jamon y menta
Sopa fría de melón con crujiente de jamón. Pato Confinado.

La sopa fría de melón es otra de esas delicadezas que gobiernan nuestras mesas cuando llega el calor. Una receta fácil muy refrescante que cautiva al paladar. Una crema de frutas, bien triturada, perfumada, con vitaminas, suave.

Se trata de un entrante sano que no es tan dulce como parece. El ligero dulzor contrasta con las virutas de jamón crujiente que prepararemos al horno. Igual que el salmorejo, sirve tanto para una cena ligera como para sorprender a nuestros invitados. Es una sopa fría perfecta para hidratarse. Hay recetas que le añaden un punto de menta al melón o que lo mezclan también con sandía.

Sopa fría de melón con jamón crujiente y menta

Melón para sopa fría con jamón y menta

Ingredientes 4 personas:

  • 1 melón.
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen.
  • Crema de leche (opcional).
  • 4 lonchas de jamón serrano.
  • Unas hojas de menta o hierbabuena.
  • Pimienta.
  • Sal.

Elaboración:

Para preparar la sopa fría de melón solo se necesita pasar la fruta por la trituradora. Luego le añadimos el toque del aliño con algo de aceite, pimienta y sal. Puedes sumarle un chorrito de nata líquida, pero funciona igual y es menos graso sin ella. Algunos cocineros usan un sacabolas o cuchara parisina para extraer varias esferas del melón: se sirven después enteras encima de la sopa a modo de brocheta. La crema necesitará estar varias horas en la nevera para que termine cogiendo la fuerza y textura necesarias.

1. A por el melón:

Pela el melón y deshazte de las pepitas. Después córtalo en piezas cuadradas y ponlo en el recipiente donde lo triturarás, ya sea con la batidora o con el robot de cocina.

2. Tritura la fruta:

Debes triturar muy bien la fruta para que quede una sopa sin grumos. Añádele un chorrito de aceite de oliva virgen, sal, y pimienta. Puedes echarle unas hojitas de menta o hierbabuena. Hay recetas que le tiran una pizca de nuez moscada, pero ten en cuenta que multiplicará su dulzor. La crema de leche le dará más cuerpo, pero no es necesaria. Eso sí, pon el resultado en la nevera, y que esté allí entre tres y seis horas. Se debe servir fría.

3. Prepara el crujiente de jamón para la sopa de melón:

10 minutos antes de servir la sopa precalienta el horno a 200 grados. Sobre una lámina de papel de horno dispón las lonchas de jamón. Tápalas con otra tira de papel como si las metieras en un sobre. Ponlas a hornear entre 5 y 8 minutos. El jamón debe quedar crujiente y puedes convertirlo fácilmente en virutas. Al emplatarlo esparce esas virutas sobre la sopa fría.

➦ Si te gustan las cremas frías prueba con esta de pepino y yogur, una especialidad del Mediterráneo oriental.