Pato confinado

Receta de tzatziki: deliciosa crema fría de yogur griego y pepino

Salsa Tzatziki
Salsa Tzatziki. LiliGraphie

El tzatziki es una salsa fría, un aperitivo griego y turco que puede untarse con palitos de zanahoria cruda hasta provocar el escándalo, el desmayo, la iluminación, el "joroña que joroña" de aquel anuncio, la caída de Constantinopla, las ganas tremendas de recitar la Canción del pirata: "Con unos pepinos por banda, viento en popa y a toda vela... cantando fresco en la mesa... Asia a un lado, al otro Europa, y allá a su frente, Estambul".

Esta salsa de tzatziki es un sabor que nos llega del Imperio Otomano, una de esas ideas que salvan una gastronomía. Muy saludable y fácil de hacer, tiene ese toque agridulce del pepino, la cremosidad del yogur, y un punto de especias y hierbas aromáticas refrescante. En el Levante lo suelen servir como acompañante de carnes, normalmente cordero, o aperitivo en las comidas. No tardarás más que un cuarto de hora en elaborarlo.

Receta de salsa tzatziki

Pepino para salsa Tzatziki
El pepino es la base de la salsa tzatziki. Karen Arnold. Pixabay.

Ingredientes 2 personas:

  • 2 yogures griegos naturales (de 125 gr cada uno).
  • 1 pepino.
  • Medio diente de ajo.
  • Zumo de medio limón.
  • Menta o perejil picado.
  • Eneldo (mejor si es fresco).
  • Vinagre blanco (opcional).
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

Elaboración:

Su preparación no tiene demasiado misterio, tan solo que queden mezclados y armonizados los ingredientes del tzatziki. Deben estar picados y deshidratados (si hay agua perderá su cremosidad), y en sus proporciones justas (aunque permite la experimentación: más o menos ajo, otras especias, como el orégano, la pimienta...). Es necesario que repose en la nevera para que adquiera su completo sabor.

1. Prepara el pepino, la fuerza del tzatziki:

Pela el pepino (excluye los extremos) y después ábrelo por la mitad para sacar su parte central, que contiene las pepitas. Si introduces esa zona quedará demasiado líquido, aunque en algunas recetas se incluye entero. Ralla el pepino, que quede muy fino. Después debes escurrirlo bien, eso sí. Ponlo en un colador con un poco de sal y espera unos minutos. Luego aplástalo hasta que pierda el líquido.

2. Mézclalo con el yogur y las especias:

Pica medio ajo y tritúralo con la batidora junto a varias cucharadas de aceite de oliva virgen hasta conseguir una salsa homogénea. En un bol, mezcla el pepino con el yogur y el aceite que has juntado con el ajo. Añade el perejil o menta y el eneldo bien picado. En algunas recetas se prescinde del perejil/menta y solo se apuesta por el eneldo. Súmale un chorrito de limón, aunque otros le dan su acidez con un chorrito de vinagre blanco. Sálalo. Mézclalo todo otra vez hasta que quede una salsa lo más homogénea y espesa posible.

3. Que repose la salsa en la nevera:

Tapa el bol con papel film y pon el tzatziki en la nevera. Debe estar allí al menos 30 minutos. Se trata de una crema que se sirve siempre fría. Puedes acompañarla junto a unos palitos de zanahoria. Pela las hortalizas naranjas y córtalas en palos largos de unos 2 centímetros de grosor, que después untarás en el tzatziki.

➥ ¿Qué tal si combinas tu salsa tzatziki con una ensalada de espinacas y queso de cabra?