Pato confinado

Receta de salsa chermoula: puro sabor del Magreb

Chermoula o chermula.
Chermoula o chermula.

Muchos son los sabores de Marruecos, muchos los recuerdos de quien haya probado su excelente comida, pero uno de ellos, sin duda, es la chermoula. Se trata de una salsa que suelen utilizar para acompañar los pescados (como las sardinas casadas o M’joujine rellenas de esta mezcla), aunque también condimenta carnes y tajines. En Europa muchos la han adoptado para las barbacoas. Es el primo amazigh o bereber del chimichurri argentino, un marinado muy extendido por todo el Magreb. Se trata de un potenciador de sabores.

La cocina marroquí es una de las reinas del Mediterráneo, siempre entre dos mundos, anclada entre el desierto y el mar. Con esta receta de chermoula te puedes acercar un poco a esa región tan próxima como lejana, hermana exótica, cocinera de ojos azabache, de nuestros sabores.

Receta de salsa chermoula o chermula

Cilantro fresco para chermoula.
Cilantro fresco para chermoula. David Schwarzenberg en Pixabay.

Ingredientes 4 personas:

  • 2-3 dientes de ajo.
  • Media cucharada de comino molido.
  • 1/2 o 1 guindilla fresca o de cayena.
  • 1 cucharada de pimentón dulce.
  • Zumo de medio limón.
  • Varias ramas de cilantro fresco (puedes substituirlo por perejil).
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen.
  • Media cucharadita de pimienta negra.
  • Una pizca de sal.

Elaboración:

Cada casa tiene su chermoula, y cada cocinero decide en función de qué plato quiere preparar el método de elaboración. Algunos obtienen una pasta espesa que sirve después como adobo o para dar sabrosura a cantidad de guisos. Otros prefieren una salsa más líquida para dejarla sobre la mesa y que se sirva el comensal con los pescados o carnes. Según la cantidad de ingredientes que le eches puede salir una chermoula tirando a rojiza (si gana el pimentón) o verde (si le pones más cilantro), más suave o picante. Hay cocineros que le añaden semillas de comino y cilantro e incluso menta. La receta tradicional usa mortero, pero puedes pasarla por la batidora obteniendo igualmente una salsa estupenda (bate todos los ingredientes desde el principio y después añade el aceite hasta que se forme la salsa).

1. Maja los ajos en el mortero:

Pon los ajos pelados en el mortero y májalos. Tienes que agregar también abundante cilantro bien picado, la pimienta de cayena y la sal. Con paciencia, debes conseguir una pasta espesa y uniforme.

2. Añade el zumo de limón y el resto de ingredientes para la chermoula:

Una vez tengas esa pasta homogénea, súmale el jugo del limón, el pimentón, el comino, y lentamente, mediante hilitos, como si fuera una mayonesa, agrega el chorro de aceite de oliva virgen. Hazlo mientras remueves hasta obtener la textura sedosa de tu chermoula. Tiene que quedar grumosa, tirando a espesa. Si ha salido demasiado compacta puedes aligerarla con un poco de agua.

➥ ¿Buscas salsas para tus platos? ¿Qué tal con un magnífico pesto?