Pato confinado

Receta de poke bowl: la ensalada hawaiana de moda

Receta poke bowl de salmón.
Poke bowl de salmón.

Poke bowl. Muchos hablan de esta ensalada hawaiana. Voces mediáticas, transoceánicas. De repente, unas islas lejanas, célebres por el surf y los hombres que lucen falda, se convierten en faro gastronómico. Parece un estado de irritación mental. Algo pasajero que se olvidará con el tiempo. Pero no, pasan los meses y repiten la palabreja: poke bowl. Resaltan sus virtudes. Surgen restaurantes especializados. Es una manía, una plaga, una conquista... Y lo cierto es que, una vez la pruebas, es como montarse en una ola del Pacífico con tu falda de flores estampadas. Un plato sencillo de elaborar, al menos en su versión más casera y económica. Combina el arroz blanco cocido, el pescado crudo marinado y todo tipo de verduras, frutas y hortalizas. Tiene una clara reminiscencia japonesa y, de una tacada, obtienes vitaminas, minerales, proteínas e hidratos de carbono.

Receta de poke bowl

Poké bowl de salmón con salsa.
Poke bowl de salmón con salsa. Anna Jurt en Pixabay.

Ingredientes 2 personas:

  • 1 taza de arroz blanco (mejor si es para sushi).
  • 250 gr. de salmón o atún rojo.
  • Cebollino.
  • 2 zanahorias.
  • 1 pepino.
  • Varios rabanitos.
  • 1 aguacate.
  • Aceite de sésamo.
  • Vinagre de arroz.
  • Salsa de soja.
  • Jengibre.
  • 1 lima.
  • Salsa de mayonesa o picante.
  • Sal.

Elaboración:

Aunque es un plato reciente en la gastronomía occidental, algunos exaltan su autenticidad, qué debe llevar y qué no, marcando el canon. Sin excederte, basándote en los ingredientes que puedas encontrar, su base consiste en marinar el pescado crudo y ponerlo, junto al resto de elementos, sobre una base de arroz blanco frío, con algo de estética y gracia, en un bol. En su forma más sencilla y zafia ya sale delicioso. Los pescados que se utilizan son principalmente el salmón y el atún rojo. Recuerda comprarlos ya congelados o tenerlos varios días en el congelador, si los adquieres frescos, por el peligro del anisakis. Para acercarte al sabor original necesitarás aceite de sésamo y vinagre de arroz, pero puede funcionar con el de oliva. El pescado debe servirse crudo, en tacos gruesos y limpio, sin espinas, piel o escamas. El marinado es corto, unos 15 minutos, y se hace con salsa de soja. Cada cocinero le añade su aderezo: jengibre, lima, etc. Suelen echarle algas, del tipo wakame o nori, y también plantas aromáticas como el cebollino y semillas de sésamo (blancas y negras) a modo de decoración. Acepta todo tipo de vegetales: mango, hojas de ensalada, cebolla morada, remolacha, col lombarda, shiitakes, etc. Normalmente se acompaña de una salsa o mezcla de varias, tipo mayonesa, de yogur, sriracha, picante...

1. Prepara y marina el pescado crudo:

Limpia el pescado descongelado. Quítale la piel y asegúrate de que no contenga espinas. Córtalo en dados gruesos. En un recipiente prepara el marinado: echa un chorro de salsa de soja, una cucharada de aceite de sésamo o de oliva, una cucharada de vinagre de arroz, pasta de jengibre o jengibre picado, un chorrito de jugo de lima y semillas de sésamo. Mézclalo. Mientras el pescado se marina cuece el arroz blanco con un poco de sal (debe salir seco).

2. Monta el poke bowl:

Deja que se enfríe el arroz. Añádelo después al bol donde montarás la ensalada hawaiana. Alíñalo con un chorrito de vinagre. En su superficie debes crear el espectáculo: dispón los ingredientes por secciones. En una parte, el pescado marinado (libre de su salsa). A su alrededor, los vegetales cortados. Ralla la zanahoria o córtala en palitos. Pela el aguacate y prepáralo en rodajas. Añade el pepino y los rabanitos cortados del mismo modo. Pon en el centro las algas (secas o deshidratadas) y echa por encima las semillas de sésamo y el cebollino picado. Agrega un poco de salsa de soja y la salsa que más te guste.

➥ Seguimos con una receta de salmón marinado.