Pato confinado

Receta de coleslaw: ensalada americana con col lombarda

Ensalada coleslaw de col lombarda.
Ensalada coleslaw de col lombarda.

La coleslaw es una de las ensaladas célebres. Como Billy el Niño o Buffalo Bill. Americana (si bien parece que tiene abolengo europeo), crecida entre barbacoas, rodeos, burgers y fish and chips. En su conquista del oeste gastronómico, habrá escuchado disparos. Es una ensalada con agallas (la llaman 'slaw', nombre de malo en los spaghetti western), la única verdura que verás comer a Clint Eastwood sin pedir perdón.

Consiste en una ensalada de col que se acompaña de zanahorias, manzanas y un generoso aliño (usualmente, mayonesa). Existen muchas versiones y una de ellas es la coleslaw con col lombarda, que le da un color sugerente. Puede que para algunos la lombarda sea un OVNI (objeto violáceo no identificado), pero se trata de una hortaliza muy interesante.

El origen de la coleslaw seguramente está en las recetas que importaron a los Estados Unidos los inmigrantes holandeses y alemanes. Una fórmula parecida fue popular en la Inglaterra victoriana. En su cruce del charco se iría volviendo, sin embargo, cada vez más empalagosa - "¡la salsa primero!", como diría Donald Trump-, una McDonalización de sus costumbres, excesos en los aliños, remarcando su punto dulzón. Es una receta sencilla que agradece reposo en la nevera. Puedes utilizar otras salsas que no sean mayonesa, como por ejemplo, yogur griego, o incluso nata batida con jugo de limón.

Receta de coleslaw con col lombarda o morada

Ingredientes 2 personas:

  • Media col lombarda o 1/4 de lombarda y otro de repollo.
  • 2 zanahorias.
  • 1 manzana verde.
  • Mayonesa casera.
  • Una cucharada de mostaza de Dijon.
  • 1/2 limón.
  • Yogur griego.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

Elaboración:

La coleslaw de col lombarda sigue el mismo procedimiento que sus hermanas, las que usan repollo. Hay cocineros que mezclan ambos tipos de coles para que tenga mayor colorido y otros matices en el sabor. Para no perder el arraigo, siempre lleva zanahoria y manzana. Los ingredientes deben cortarse en tiras muy finas, bien lavados, y después se añade el aliño al gusto. Acepta otros elementos: huevos duros, maíz, pepinillos, pipas, hierbas aromáticas... Hay cocineros que cuecen la col para que sea más fácil de digerir.

1. Corta la col y el resto de ingredientes en palitos finos:

Lava la col y con un cuchillo córtala de manera muy fina. Haz lo mismo con las zanahorias tras pelarlas. Sigue con la manzana, sin pelar y lavada, y añádele enseguida un chorrito de zumo de limón para que no se oxide. Introduce todos los elementos en un bol.

2. Haz el aliño de la coleslaw de lombarda:

En un recipiente mezcla la mayonesa, el yogur griego, la mostaza, un chorrito de limón (o vinagre) y aceite de oliva virgen. Remueve hasta conseguir una salsa espesa. Después añade la salsa a la ensalada coleslaw de lombarda y repártela bien. Deja que repose unas horas en la nevera.

➥ Seguimos con una ensalada de calabaza asada y queso.