Pato confinado

Receta de espaguetis a la boloñesa

Espaguetis boloñesa.
Espaguetis boloñesa. Monika Schröder en Pixabay.

No necesitan presentación. Seguramente, junto a los carbonara, esta sea la receta de espaguetis más conocida. La boloñesa es amiga del niño, recuerdo nostálgico en el mayor, como unas albóndigas o filetes rusos deconstruidos, un placer. El truco de esta receta, fácil de hacer, sencilla y efectiva, es que los ingredientes (la carne picada y la salsa de tomate) sean de primera calidad. El resto funciona como la seda. Es la magia de los elementos en armonía, el sueño de poder regresar solo con su olor al pasado, como Marty McFly o la Madalena de Proust, volver a aquel espacio perdido, donde aún observas el perfecto misterio que cubre el salón de la casa, cuando todo giraba sin tiempo preciso entorno a la mesa familiar. Regresar con un solo bocado a la infancia, esa es la magia de los espaguetis a la boloñesa (siempre que tus progenitores ten dieran dichos espaguetis, claro, y no la temible tortilla de sesos, porque ha habido épocas y épocas, y hay gente que prefiere viajar al futuro).

Receta de espaguetis a la boloñesa

Ingredientes 4 personas:

  • 400 gr. de espaguetis.
  • Medio kilo de carne picada (mezcla o solo vacuno).
  • 4 tomates maduros.
  • 1 zanahoria.
  • 1 cebolla.
  • Queso rallado tipo parmesano.
  • Salsa de tomate frito de bote de calidad.
  • Pimienta negra.
  • Vino blanco.
  • 2 dientes de ajo.
  • Orégano o perejil.
  • Sal.

Elaboración:

Haz una buena salsa de tomate. Para darle más sabor, puedes combinar salsa de bote con unos tomates maduros. La combinación de ambos resultará muy efectiva en este plato. Con la carne, pide que te la piquen en la carnicería (nada de carnes envasadas de Chernóbil​). Puedes optar por mezcla (mitad res y mitad magro de cerdo) o solo vacuno. La salsa debe ir bien cargada de cebolla, carne picada y tomate. Acepta pimiento rojo, además de la zanahoria. Riégala con un poco de vino blanco o licor para reforzar su sabor o con un poco de caldo. Puedes sacar la salsa más líquida o compacta. Al final, según el cocinero, se rehoga la pasta junto a la salsa o se sirve sobre los espaguetis cocidos para que el comensal los mezcle.

1. Prepara la salsa boloñesa:

Pica la cebolla, la zanahoria pelada y un par de dientes de ajo. En una sartén amplia, con un buen chorro de aceite de oliva, ponlos a pochar. Cuando empiecen a estar blandos, añade la carne picada, un punto de sal y la pimienta negra. Cuando la carne esté hecha, añade los tomates pelados y triturados. Deja que se sofría bien. Añade unas cucharadas de tomate de bote (calcula en función de la salsa que quieras sacar). Echa un poco de vino blanco o caldo para que se vaya formando la salsa y se guisen bien los tomates.

2. Cuece los espaguetis y rehógalos en la salsa:

Cuece los espaguetis en abundante agua y sin sal. Sácalos al dente. Cuélalos, reservando un poco de su caldo. Rehoga los espaguetis junto al queso rallado en la salsa. Añade un pelín de caldo de los espaguetis (poco, vigila que no pierda fuerza por ello). Con una cuchara de madera ve removiendo en círculo o espiral desde el centro de la sartén hasta que se ligue. Añade más queso si fuera necesario. Comprueba el punto de sal. Puedes echarle un poco de orégano o una pizca de perejil picado.

➥ Seguimos con una lasaña de boloñesa de lentejas.