Pato confinado

Receta de salteado de pollo con verduras

Salteado de pollo con verduras.
Salteado de pollo con verduras. Foto: Timolina. www.freepik.es

El salteado de pollo con verduras es un clásico de la cocina asiática y latinoamericana. Una opción de cena fácil. Tiene la virtud de que se hace rápido, en un santiamén. Es delicioso, siempre efectivo y, además, bajo en calorías. Combina proteínas y verduras. Multiplica el sabor con la salsa de soja. Solo necesitas un wok o una sartén honda muy caliente. Requiere fuego vivo para que no quede esponjoso y sin gracia. Consejo de dragón alado: las verduritas deben salir al dente. El truco para conseguir un plato que levante los ánimos del Emperador amarillo es marinar el pollo.

La fórmula más típica de marinado consiste en aderezarlo con limón, salsa de soja, ajo y jengibre picado. Puedes, no obstante, añadir otras especias. Aceptará con gusto cualquier tipo de curry y algo de picante. El pollo mejor que esté macerándose una hora antes en la nevera, o incluso desde la noche anterior. Absorberá los aromas y el resultado te parecerá un espectáculo de pirotecnia. Sofríe mejor los ingredientes por tandas en el wok y únelos en el fuego final, con un chorrito de la soja con la que has impregnado el pollo.

Receta de salteado de pollo con verduras

Ingredientes 2 personas:

  • 1 pechuga de pollo grande cortada en dados.
  • 1 pimiento verde o amarillo.
  • Un puñado de judías verdes.
  • 1 cebolleta.
  • 1 pimiento rojo.
  • 2 dientes de ajo.
  • Un trocito de jengibre fresco.
  • Semillas de sésamo tostadas (como decoración final).
  • Un buen chorro de salsa de soja baja en sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.

1. Marina el pollo:

Corta en dados la pechuga de pollo. Marínala con el jugo de un limón, un pelín de aceite de oliva, dos dientes de ajo bien picados y un trozo de jengibre cortado del mismo modo. Cúbrelo con salsa de soja. Tápalo con papel film y tenlo en la nevera como mínimo media hora (cuanto más tiempo esté más intenso será el sabor).

2. Corta los vegetales:

Corta en juliana la cebolleta (aprovecha la parte verde del tallo). Haz lo mismo con los pimientos (una vez lavados). Pon las judías verdes a escaldar en una olla con agua hirviendo. Sácalas, pasados unos ocho minutos. Córtalas en bastoncitos o rodajas gruesas. Reserva.

3. Saltea el pollo con las verduras:

Pon en un wok un chorrito de aceite y espera a que esté muy caliente (que casi empiece a humear). Añade las verduras por tandas (primero los pimientos y luego la cebolla). Tenlas unos tres minutos (aunque dependerá de lo caliente que esté el wok). La idea es que queden a medio hacer. Agrega las judías verdes, saltéalas durante un par de minutos y retíralas también. En el mismo aceite añade el pollo marinado sin su líquido. Cuando esté hecho, dorado, agrega las verduras que tenías salteadas. Echa un chorro de la salsa de soja con la que habías marinado el pollo. Tenlo varios minutos a fuego fuerte mientras lo sigues salteando (hasta que las verduras estén al dente). Sírvelo inmediatamente.

➥ Seguimos con una receta de lomo saltado peruano.