Pato confinado

Receta de patatas viudas

Patatas viudas con huevo.
Patatas viudas con huevo.

Las patatas viudas son una receta típica de Semana Santa, pues no llevan carne, y son un buen guiso de abuela con el que alimentar a toda la familia. Se trata de unas patatas guisadas con verduras y un punto de pimentón, que también pueden llevar en algunos casos un poco de pescado, como el bacalao.

No tienen complicación alguna. Son muy parecidas a las patatas a la riojana pero sin chorizo. Son perfectas para los muy patateros. En España llamamos 'viudos' a los guisos que se elaboran solo con vegetales, como, por ejemplo, las lentejas viudas.

Estamos hablando de un plato muy económico y típico de zonas como Castilla o Andalucía. El resultado es, no obstante, magnífico. Puedes echarle un poco de caldo de ave o carne si te parece demasiado 'viudo' el asunto. Unas hebras de azafrán multiplicarán su aroma. Según la cantidad de pimentón que utilices, saldrán más fuertes o ligeras. Tienen que salir, eso sí, caldositas, dispuestas para mojar pan.

Receta de patatas viudas

Ingredientes 4 personas:

  • 800 gr. de patatas.
  • 1 cebolla grande.
  • 3 dientes de ajo.
  • Pimiento verde (opcional).
  • 1 litro de caldo de pollo.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce.
  • Perejil fresco picado.
  • Pimienta negra molida.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

1. Haz el sofrito:

Pela y corta en juliana la cebolla. Añádela a una olla que contenga un chorro de aceite de oliva caliente. Echa los dientes de ajo, enteros, un poco machacados, y unos trozos de pimiento verde. Fríe la cebolla y el pimiento hasta que estén pochados. Añade la hoja de laurel. Pela mientras tanto las patatas y agrégalas cortadas en gajos y chascadas (las cortas con un cuchillo y arrancas la parte final con la mano). Rehógalo. Echa una cucharadita de pimentón y remueve. Añade sal y pimienta negra.

2. Cuece las patatas viudas:

Echa caldo hasta que las cubra. Llévalas a ebullición y tenlas cociéndose durante unos veinte minutos. Cuando estén casi hechas, agrega perejil picado y comprueba el punto de sal. Puedes cascar uno o dos huevos en este punto, para que se hagan con el caldo de las patatas caliente, si lo quieres más proteico (lo mismo si le añades bacalao). Apaga el fuego y espera a que reposen durante unos diez minutos.

➥ Seguimos con una receta de patatas con bacalao.