Marco Incomparable

Demanda a JLo y olvídate de tu pueblo

Jlo_t670x470

 

Al Gobierno de Marruecos le preocupa más que Jennifer López contonee sus caderas en la cadena de la televisión pública que el hecho de que el 73% de las mujeres de la región oriental del país siga sin saber leer ni escribir.

 

Hay pequeños detalles de estos gobernantes moralistas, siempre atentos a los escotes y al largo de la falda, que no me cuadran. Jennifer Lynn López Rodríguez, conocida para sus fans como JLo, dio un concierto en Rabat el 29 de mayo. Era la apertura del Mawazine, un festival que patrocina el propio rey Mohamed VI.

 

El Gobierno marroquí, del Partido Justicia y Desarrollo islamista moderado, consideró que el show de la cantante fue demasiado erótico. Según dijo a través de Facebook el ministro de Comunicación, la difusión del concierto en la televisión M2 fue "inaceptable y contraria a la ley".

 

El pasado 6 de junio, el Ejecutivo denunció esa actuación por considerarla "inmoral". Según el Código Penal marroquí, JLo podría pasar en prisión de un mes a dos años y pagar una multa de entre 20 y 50 euros.

 

Según el último informe de Amnistía Internacional, el 62,8% de las mujeres marroquíes entre 18 y 64 años han sido víctimas de la violencia de género. El 73% de las habitantes en la región oriental del país no pueden leer ni escribir y además sólo un 13,9% de las marroquíes accede a tener un trabajo justo. Marruecos es uno de los peores países para ser madre, tal y como refleja Save The Children. Atendiendo a razones de salud tanto de las mujeres como de los bebés, a la educación que reciben y a otros parámetros, la ONG considera que de 179 países analizados, nuestro vecino del sur está a la cola en el puesto 125.

 

En vez de dedicar tanto tiempo a medirle la falda a Jenny from the block, el Ejecutivo marroquí podía plantearse atender los problemas educativos, de salud y seguridad de sus ciudadanos, y muy en especial y ya que tanto les gusta fijarse en las mujeres, atender de una vez de las marroquíes, en tremenda desigualdad.