La trama mediática

Macho-man Sánchez Dragó

Coincidencia o no, mientras todo el ultramonte de la opinión es orégano escocido por los pañuelos rojos y los puños en alto de Rodiezmo, Fernando Sánchez Dragó se saca de la entrepierna para su columna de El Mundo una versión de La Internacional podrida de caspa machirula. Propone como letra el bardo: "¡En pie, varones de la tierra, / en pie, falócrata legión! / ¡Atruena la revancha el globo, / se acabó la castración! / ¡Agrupémonos todos en la lucha final, / que el género humano es la virilidad!" Como lo están leyendo.

No crean que se queda ahí. Sigue bramando el declarado novio platónico de Esperanza Aguirre: "Ya está bien, ¿no? Exijo cuota para mis congéneres. Pido un Bibiano que nos defienda". Eso, como carrerilla para la gran acometida. Apártense, que se los lleva por delante: "Denuncio la violencia feminista y el lenguaje sexista utilizado por sus miembras. Póngase fin a la manipulación histérica de la memoria histórica perpetrada por las hidras, las sargentas, las amazonas, los cocinillas, los lavapañales, los metrosexuales, los calzonazos y los camisas y bragas viejas de la retroprogresía. Ya es hora de que paremos los pies con zapatos de tacón de aguja a quienes dentro y fuera de casa llevan los pantalones. Nos tienen acorralados". Como decía el viejo anuncio de una granja avícola, "Vuelven los huevos de antes".

Gracioso, que unas columnas más allá de está declaración cavernícola, El Mundo regañe a los cantores de Rodiezmo por antiguos. "Resulta deseable que un partido moderno y democrático como el PSOE dejara de utilizar ese puño en alto que en la memoria colectiva evoca penosos recuerdos históricos", leemos en un editorial que precede a tres páginas enteras dándole vueltas al dichoso puño en alto. ¿No se suponía que teníamos que dejarnos de bobadas y hablar de la crisis?

El País no levanta el puño

Que tomen ejemplo en eso de El País, que el domingo convirtió su suplemento Negocios en una versión color salmón del Apocalipsis. "A la deriva. España encara una recesión más larga que Europa con un gobierno errático", era el encabezado. A partir de ahí, una colección de bofetadas a Moncloa: "Improvisaciones y falsa retórica", "Donde dije digo, digo impuesto", "Zapatero llama gobernar a lo que sus críticos llaman improvisar". Todo muy ilustrativo de lo jorobada que está la situación... y de lo mal que le ha sentado a Prisa quedarse a dos velas tras el decreto de la TDT de pago. ¿Habrá más? Habrá.