Bulocracia

Cronograma de bulos pandémicos

Se está compartiendo en las redes sociales, sobre todo en Facebook, un "cronograma de cepas" del coronavirus que presuntamente refleja las fechas en las que llegaron y van a llegar nuevas variantes del virus. Está en las redes en más de una veintena de países con comentarios en más de una docena de idiomas y se supone que la información que se aporta está avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Foro Económico Mundial, la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, en Maryland (Estados Unidos), y la Fundación Bill y Melinda Gates.

Este "cronograma", que se comparte nuevamente desde finales de noviembre, cuando se detectó la variante Ómicron, pero comenzó a difundirse el pasado mes de julio, coincidiendo con la irrupción de la Delta; ha sugerido ahora en Facebook comentarios como "Fijaros como ya lo tenían previsto de hace tiempo el cronograma de cepas... Se han adelantado un poco pero ahí van... Con su mentira hacia adelante. Para pensar.. Solo un poquito por favor" o "Se están adelantando al plan, estos quieren fiesta!". Éste último texto acompañado, además de por el cronograma, por un enlace a una noticia de elDiario.es en FB que dice otra cosa: "La UE considera ómicron una variante de riesgo "alto o muy alto"".

También hay quienes lo incluyen en una "agenda económica y social de dominación" y acusan a las farmacéuticas de ser parte interesada en este calendario, para poder seguir vendiendo sus vacunas. Otros se decantan por una versión más catastrofista y homicida. "TODO ES UN ENGAÑO !! BIEN PLANEADO SUS CEPAS SUS VARIANTES TODO ES MENTIRA PARA IMPONER LA DICTADURA Y ASESINAR A MEDIO PLANETA".

El "cronograma de cepas" es falso, comenzando porque ninguna de las cuatro entidades que figuran como supuestas valedoras tiene vínculo alguno con la información -falsa- que se aporta en el gráfico. Las futuras mutaciones de la Covid-19 son imprevisibles. Cuanto más se propaga el virus, más probabilidades existen de que mute hacia nuevas variantes y en eso la vacunación tiene mucho que aportar para ayudar a mitigar la propagación y la incidencia. Pero es que tampoco aciertan en las fechas que se reflejan de las ya aparecidas. La variante Delta, por ejemplo, la sitúan en junio de 2021, cuando fue detectada por primera vez en la India en octubre de 2020; y la Épsilon la ubican en julio, mientras que se localizó en Estados Unidos en enero.

Las nuevas variantes del virus, lógicamente, son una incógnita, pero en el gráfico ya tienen nombres y fechas de llegada, algo materialmente inviable atendiendo a criterios científicos. El cronograma, en todo caso, entusiasma entre los negacionistas y se ve especialmente en España en foros de derechas, donde algunos se indignan porque Facebook ya se lo ha retirado. Por más que les detallen que la información es falsa, ellos siguen a lo suyo y que FB les censure sugiere comentarios como "Silenciado a Golpe de Click", "Todo lo que no interese a el sistema que ellos proponen te pondrán que es información falsa y te lo borran", o "A mi me a sucedió varias veces,y yo solo comparto,como se yo que esa información es falsa???".

Y si no sabes que "esa información es falsa", ¿para qué la compartes? ¿Por si acaso?, que suele ser la respuesta más habitual. ¿Por si acaso qué? ¿La estabilidad pandémica del mundo está en tus manos, usuaria de Facebook, o cómo va esto? Solo en un comentario se ve una nota de cordura: "Claro, que te van a poner?".

Hay mucha gente que se empeña en negar la pandemia y se agarran a cualquier cosa para tratar de probar que todo es un montaje dirigido a controlar a la población mundial, aunque no tengan ninguna prueba de ello o las que aporten sean rotundamente falsas y no las avalen entidades como la Organización Mundial de la Salud. La OMS lo que sí matiza es que no es lo mismo una variante y una cepa. No son términos sinónimos: "Un virus que ha sufrido una o varias mutaciones se considera una variante del virus original". Una mutación se refiere a un cambio en el material genético del virus y la acumulación de mutaciones produce variantes. Cuando esa acumulación de mutaciones provocan un cambio sustancial en la composición del virus, surge una cepa. Así que hasta ahora hay nuevas variantes, no nuevas cepas.