Coronavirus en positivo

Cambio de rutinas

Ilustración: Verónica Montón Alegre
Ilustración: Verónica Montón Alegre

El ordenador me acaba de recordar, también lo hace el móvil, que es la hora de la reunión de los viernes. La reunión de las nueve y media. Es una de las rutinas de mi trabajo. Todos los viernes a las nueve y media tenemos la reunión semanal en la que revisamos la agenda y las cuestiones de la semana parlamentaria.

Ni el ordenador ni el móvil saben que hemos tenido que cambiar drásticamente las rutinas. Nunca pensamos que nos encontraríamos en esta situación. Al menos yo no lo imaginé nunca; y creo que la mayoría tampoco. Pero aquí estamos. A las máquinas todavía las programamos las personas, por lo tanto, si yo no elimino el aviso de rutinario de la agenda, seguirá avisándome cada semana.

Porque la agenda electrónica no sabe que estamos en estado de alarma por una pandemia que nos está azotando con virulencia, no sólo a España, sino que está afectando a todos los países, con carácter global. Y por la que hemos tenido que cambiar las rutinas habituales por otras.

Es viernes y no hay reunión, ni AVE para volver a casa. Porque ya estoy en casa. Ya llevo cuatro semanas en casa y es lo que tengo que hacer.  Y el lunes no habrá el supermadrugón porque no hay que coger ni la maleta ni el AVE. Por mi bien y por el bien de toda la sociedad, yo me quedo en casa.

Esa es mi aportación y la de la mayoría de la gente. Para cuidarnos y cuidar a los que nos cuidan. Gracias mil a todas las personas que "lo están dando todo" para que a la mayoría no nos falte nada…

Ha aparecido "un bicho" que ha trastocado nuestras rutinas, de trabajo, de familia, de amigos, de aficiones, de obligaciones, de devociones; un bicho que ha trastocado nuestras vidas; en algunos casos, demasiado, nos ha trastocado hasta llevarse a seres queridos… lo más duro.

Es cierto que es un viernes diferente, ya el cuarto; viernes de confinamiento en casa en el que tampoco podemos planificar "la rutina del finde". No habrá cervecitas con amigos, como todos los viernes, ni comida familiar del sábado, ni siquiera la paella del domingo con los amigos. Vaya, lo escribo y lo estoy echando mucho de menos.

Pero no es momento para el decaimiento o la tristeza. Es momento de hacer otras cosas. De construir otras rutinas. Está claro que es duro y que resulta más fácil decirlo o escribirlo que hacerlo. Pero lo tenemos que hacer y lo estamos haciendo. Cada persona a su manera y con sus posibilidades porque, como todo en la vida, la casuística es abrumadora.

En la rutina normal, en nuestro día a día "sin bicho", nos quejábamos de que no teníamos tiempo de leer, de "arreglar ese armario", de cocinar, a veces ni de mantener la conversación con ese amigo o esa amiga que tienes pendiente; o de coser, escribir o de hacer el algo de ejercicio.

Y leer. Leer nos puede trasportar a tantos lugares, a tantas situaciones, crear en nosotros tantas sensaciones y sentimientos… Hay tantas consecuencias positivas de una buena lectura.

Esperamos ansiosos el fin del confinamiento, pero sabemos que los próximos pasos, cuando puedan darse, serán progresivos. No nos reincorporaremos a las viejas rutinas ni a la vez ni al mismo tiempo. No podemos permitirnos perder lo adelantado y generar repuntes en la curva que tanto nos está costando domesticar. Es mejor que creemos nuevas rutinas para un tiempo largo. Normalicemos lo anormal con nuestra capacidad de convertirlo en cotidiano.

Es momento de hacerlo. En la medida de nuestras posibilidades, que son muchas más de las que a veces creemos.

Está claro que no es una elección personal este cambio de rutinas. Es una obligación ciudadana y una responsabilidad social. Así es. Pero esto no puede ser un obstáculo para diseñar rutinas propias que, por un lado, nos ocupen el tiempo y por otro nos satisfagan.

Porque no hay otra; si queremos vencer el virus nos tenemos que quedar en casa. Quedarse en casa y con el ánimo y la fuerza suficientes para ese objetivo de bien común. Y lo tenemos que hacer unidas y unidos. Porque este virus lo paramos unidos.

FIRMANTES DEL BLOG

  • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.
  • Carmen Montón es embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos y ha sido Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social y Consellera de Sanidad.
  • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.
  • Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
  • Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.
  • José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.
  • Isabel González. Médico radiólogo. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
  • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia
  • Ana BonedOmbuena. Médico de familia y técnico superior de salud pública de la Consellería de Sanitat Valenciana. Máster en salud pública por la U. de Harvard.
  • Pere Herrera de Pablo. Medico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.
  • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.
  • Aurelio Duque Valencia. Médico de Familia y Comunitaria y representante sindical. Ha sido presidente de la Sociedad Científica de Medicina Familiar en la Comunitat Valenciana.
  • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar. Ilustradora del Blog Coronavirus en positivo.
  • Juan Domene. Médico Inspector en el servicio de calidad asistencial y seguridad del paciente. Ha sido gerente del departamento de salud Arnau de VilanovaLliria.