Salud en positivo

Reflexiones en la nueva normalidad; nada es igual

Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.
Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.

No es fácil recuperar la normalidad después de los acontecimientos vividos en los últimos meses. Una pandemia a nivel mundial vivida en primera persona. Antes de que esto nos cayera encima, alguna cosa parecida a lo vivido, lo habíamos leído o visto en el cine. Y parecía que siempre sería una ficción inventada. Pero no. Ha sucedido, ha invadido nuestra cotidianidad y nos ha pillado de pleno.

Y ya en la situación de nueva normalidad, realmente está siendo complicado conseguir esa "normalidad". Todo es extraño. Lo que antes de la pandemia resultaba de lo más "normal", hoy no lo es: pasear, quedar con los amigos, con la familia, ir de compras… nada es igual. Es diferente. Y nos tendremos que acostumbrar.

Todo es extraño y triste. Incluso para las personas que, afortunadamente no han perdido a ningún ser querido de forma directa. Pero la realidad sigue siendo triste. La realidad sanitaria, la social, la económica, la personal.

Y más triste cuando vemos que la responsabilidad individual que se nos exige no se cumple y se producen rebrotes del "bicho" que nos ha cambiado tanto la vida. Rebrotes cuyas consecuencias, para toda la sociedad, son muy negativas. Y sólo se nos exige responsabilidad y cuidado en cuestiones muy sencillas: mascarilla, higiene y distancia.

El resultado de la falta de responsabilidad "de unos pocos" afecta a todas las personas. A algunas más que a otras, porque todas no partimos de la misma casilla de salida; afecta más cuanta más vulnerabilidad hay: por razón de edad, de situación laboral, de salud…

Una vulnerabilidad que genera, si cabe, más desasosiego, más falta de orientación, más falta de certezas…

Lo que podamos hacer en un futuro, ya sea lejano o muy cercano, depende de lo que hagamos en el presente nosotros y el resto de la sociedad. No podemos perder de vista esta realidad, porque quizás nos acompañe ya el resto de nuestra vida.

Porque han desaparecido las certezas. No sabemos qué pasará el mes que viene, ni siquiera la semana que viene. Es verdad que hemos empezado a hacer planes. Planes que se pueden evaporar de un día a otro. Y es que, otra cosa que nos ha enseñado la pandemia es lo interdependientes que somos.

Por ello, hay que ser conscientes que todo lo que pase a partir de ahora depende de todo lo que hagamos toda la sociedad. Tenemos ante nosotros un reto importante que hemos de asumir desde la unidad de las fuerzas y del esfuerzo colectivo, para salir más fuertes y preparados.

Nunca he sido partidaria de buscar culpables en nada. Al final, todo depende de la responsabilidad y la situación nos debe empeñar en ser responsables individual y colectivamente en la salida de la situación. Hemos de convertir la tristeza y la desesperanza en la ilusión por un mejor futuro y por una mejor sociedad.

Frente al fomento irresponsable de la crispación y del desconcierto interesado por parte de los "que nunca pierden nada" ha de estar la apuesta firme por la responsabilidad y la ilusión por la reconstrucción de una sociedad mejor y más fuerte de "los que no queremos perder lo que tanto nos ha costado conseguir"

Esta es la encrucijada ante la que estamos. Ante una situación insólita y excepcional, diferente a todo lo que habíamos vivido, solo cabe demostrar que somos una sociedad que no se resigna ni a la tristeza, ni al desconcierto ni a la desesperanza.

Demasiadas veces nos ha tocado levantarnos.

Desde la responsabilidad y el esfuerzo, defendiendo lo importante y necesario para construir una sociedad mejor, con más derechos y menos vulnerable, ahora también lo haremos.

Firma del Post:

  • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.

Forman el Foro Ágora Salud:

  • Carmen Montón es embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos y ha sido Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social y Consellera de Sanidad.
  • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.
  • Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
  • Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.
  • José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.
  • Isabel González. Médica radióloga. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
  • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia.
  • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.
  • Pere Herrera de Pablo. Médico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.
  • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.
  • Juan Domene. Médico Inspector en el servicio de calidad asistencial y seguridad del paciente. Ha sido gerente del departamento de salud Arnau de Vilanova-Lliria.

Ilustra el blog:

  • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.