Fuego amigo

El cuento del lobo, otra vez

..................................................................................................................................................

Apenas habían transcurrido dos días desde que el juez autorizara la manifestación en favor del acercamiento de los presos de ETA al País Vasco, cuando el diario Gara anunciaba un alto el fuego "permanente, general y verificable". En el mismo paquete incluían la imagen de los ya clásicos tres encapuchados, vestidos con el uniforme de terrorista etarra, esa vestimenta lúgubre, mezcla exquisita del traje de gala de los amantes de la pasión y la muerte, o sea, del Ku Klux Klan y de los nazarenos de la Semana Santa; aunque, bien pensado, aderezado con la boina de cateto que tanto le gustaba a Juanito Navarro, que en paz descanse. Tres marionetas fantasmales que volvían a contarnos una versión más del cuento de Pedro y el Lobo.

Y mientras, las policías francesa y española seguían detectando movimientos de reactivación de la banda, con los habituales robos de coches, prácticas de tiro, instrucción militar y manejo de explosivos. Y los empresarios vascos no dejaban de recibir cartas conminatorias, con el remite de la banda, invitándoles, so pena de muerte, a ayudar a financiar ese ejército de liberación de un país ocupado que solo existe en la imaginación de los estrategas del terror. Un trastorno bipolar que les lleva a ofrecer la paz mientras construyen la siguiente bomba con destino a la T4.

Los partidos democráticos han acogido el comunicado como el que oye llover en invierno: con fastidio, pero sin sorpresa. Nuevamente ETA habla de "diálogo y negociación" cuando sus dirigentes tienen por costumbre dinamitar al diálogo, y cuando saben que ningún partido democrático aceptará otra negociación que la de fijar el día y el lugar donde deponer las armas.

Tenemos todos tantas ganas de que se acabe la pesadilla que en el fondo de nuestros corazones queremos creerles una vez más, a sabiendas de que es la repetición del anterior parte oficial de abandono de la lucha armada. Sabemos que mienten, pero actuamos como novios engañados que no pierden del todo la esperanza. Y lo hacen tan bien que solo así se explica cómo alguien tan empecinado en la estupidez, con un discurso tan elemental, pudo burlar a todo un estado durante tanto tiempo y tantas veces.

----------------------------------------------------------------------------------

Meditación para hoy:

El gobierno rechaza la mediación internacional en el conflicto para no dar la imagen de que esta es una guerra tercermundista entre etnias africanas que necesita de mediadores de la ONU y cascos azules, para que el mundo no pierda de vista que se trata de una batalla de todo un país democrático contra un terrorismo residual, mafioso, burocratizado con el transcurso de los años. Pero….

…Pero el abandono de las armas, cuando llegue, necesitará de una infraestructura, una logística que bien pudiera ser aprovisionada por una mediación internacional, si de esa manera se abrevian los tempos. La paz bien merecería la pena de tragarnos un poco de orgullo nacional.