MierdaJobs

Se busca recién graduado para puesto en prácticas. ¿El requisito? Tener más de 10.000 seguidores

Cada vez son más los estudiantes o recién graduados los que denuncian ofertas de prácticas abusivas. Ya sea porque las empresas buscan cubrir trabajos estructurales a bajo coste (incluso a coste cero) o porque buscan estudiantes con muchísima cualificación para que hagan el trabajo de más de una persona.

En Mierda Jobs hemos denunciando multitud de ofertas abusivas, la última la de una empresa que pagaba 50 euros al mes, pero que aseguraba que el candidato crecería "personal y profesionalmente".

Ahora, una nueva oferta de trabajo está indignando a muchos estudiantes. En este caso sí que pagan entre 450 y 600 euros, pero entre los requisitos se cuela uno muy poco habitual.

Concretamente, la empresa Miller & Marc busca un creador de contenido y gestor de social media para su marca. Ofrecen un "contrato inicial en prácticas y la posibilidad de incorporarse a plantilla más adelante en función de los resultados obtenidos con un plan de crecimiento".

Entre los requisitos piden "experiencia demostrable creando comunidad en RRSS" (algo que, en principio no se debería solicitar porque las prácticas están para aprender), pero además solicitan tener "un mínimo de 10K seguidores a nivel personal / marca personal".

El abogado laboralista Pere Vidal explica a Mierdajobs que, en primer lugar, hay que distinguir entre un contrato de prácticas y los contratos de prácticas no laborables conocidos como becarios.

"En ninguno de estos casos la empresa puede exigir como requisito que el candidato tenga un mínimo de seguidores en redes sociales", asegura.

Añade que los requisitos para un contrato de prácticas se establecen en el artículo 11 del Estatuto de los Trabajadores.

"Si lo que pretende la empresa es prevalerse de la imagen o notoriedad de un candidato puede remunerarse de forma adicional, pero desde luego no puede ser objeto de un contrato de prácticas", cuenta.

Además, añade que en el caso de un becario, la respuesta es aún más rotunda. "Debemos recordar que la principal diferencia entre la beca y el contrato de trabajo es la finalidad de formación y no el hecho de que la empresa se beneficie del becario".