MierdaJobs

El clasismo de un empleador a una trabajadora del hogar: "Te pago 2 € por hacerme la cama y ponerme los zapatos"

Las trabajadoras del hogar forman parte de uno de los colectivos más precarizados en nuestro país. Muchas de estas mujeres trabajan sin estar dadas de alta en la Seguridad Social y algunos de los empleadores se aprovechan de su situación de vulnerabilidad, ya que multitud de ellas son migrantes sin permiso de residencia, y les hacen trabajar muchas horas a cambio de salarios ilegales.

El último intento de explotación laboral a una trabajadora del sector ha salido a la luz gracias a SEDOAC, una asociación de mujeres que lucha por la igualdad de derechos de las trabajadoras del hogar en España. En una publicación de Instagram han subido unas capturas de pantalla en las que una familia mandaba una oferta de trabajo a través de WhatsApp a una mujer que estaba interesada en un puesto de trabajadora externa. En la oferta, la familia le explicaba que el horario sería de ocho de la mañana a seis de la tarde de lunes a jueves y de ocho de la mañana a cuatro de la tarde los viernes. Además, añadían que algunos viernes tendría que trabajar más horas si la pareja decidía salir a cenar, todo ello por 750 euros al mes y sin dar de alta a la trabajadora en la Seguridad Social.

Al recibir la oferta, la mujer mostró su descontento y les explicó que eso era ilegal: "En Pozuelo de Alarcón, zona buena. Una pena que estén buscando una esclava y no otra cosa, todo ese trabajo y esas horas por una miseria de dinero. Encima cagándose en la ley porque ni siquiera pagan la Seguridad Social (...) Ojalá algún día se les acabe el chollo. Gracias y suerte con la búsqueda de esclava!!".

Lo sorprendente es que, tras esta respuesta, el empleador no se quedó callado y cargó contra la mujer de forma clasista: "Lo que es usted es una auténtica maleducada y retrasada. Y cambio la oferta: a ti te pago 2€ porque vengas a hacerme la cama todos los días y me pongas los zapatos. Piénsatelo y me dices".

La presidenta de la SEDOAC, Carolina Elías, explica a Mierda Jobs que esta conversación se la envió una compañera de la asociación y que decidieron publicarla para mostrar la realidad de las trabajadoras del sector. "Ninguna de las personas que ofrecen estas condiciones trabajarían así. Se aprovechan de la necesidad, pero ellos no trabajarían tantas horas por esa cantidad de dinero y mucho menos sin estar dados de alta en la Seguridad Social", cuenta.

Elías asegura que muchos empleadores intentan aprovecharse de ellas pagándoles menos de lo que dice la ley. Además, explica que muchos empleadores tratan a estas trabajadoras con clasismo y superioridad moral. "A mí me ha pasado… ¿En qué profesión las personas tienen que tratar a sus jefes como señores? Nos tratan como si no supiéramos hacer nada. Yo he tenido otros trabajos que no eran de trabajadoras del hogar y en los otros trabajos, me he sentido persona", finaliza.