Pato confinado

Receta de yakisoba: fideos fritos japoneses con carne de cerdo y verduras

Receta yakisoba.
Yakisoba. Foto por Suksao - www.freepik.es.

Los yakisoba son unos campeones palatales. Practican sumo en los restaurantes japoneses occidentales. Ganan todas las ligas, con permiso, claro está, del sushi y el sashimi. Se trata de unos fideos o tallarines asiáticos gorditos y muy sabrosos que se bañan en la salsa que lleva el mismo nombre. Suelen ir acompañados de verduras, setas y proteínas variadas (desde cerdo a marisco), todo salteado en una sartén muy caliente y con una cocción justa.

La receta es oriunda de China y arraigó en Japón. Es una comida popular que se sirve en puestos callejeros; incluso preparan bocadillos con ellos: pan con pan... comida de samuráis. Se utiliza un tipo de fideo especial, de trigo y a veces precocinado (se saltea entonces directamente en la sartén). Puede comprarse en tiendas especializadas y en algunas cadenas de supermercados (lo mismo ocurre con la salsa). También funciona con fideos de ramen (estilo chino) o tipo udon. Como decoración llevan a veces aonori (polvo de alga nori), katsuobushi (virutas de bonito seco que al ponerlas sobre la pasta caliente empiezan a bailar) y beni shoga (encurtidos de jengibre). Puedes simplificar la receta como te explicamos a continuación, y disfrutar de unos yakisoba sin coger un tren bala o shinkansen.

Receta de yakisoba

Ingredientes 4 personas:

  • Dos paquetes de fideos yakisoba frescos o precocinados.
  • Salsa yakisoba o en su defecto: salsa Worcestershire, kétchup, salsa de soja y azúcar.
  • Lomo de cerdo cortado en dados o tiras (1-2 lonchas por comensal).
  • 2 zanahorias.
  • 1 cebolla.
  • 1-2 pimientos verdes italianos (opcional).
  • 8 setas shiitake o en su defecto champiñones.
  • Varias hojas de col china cortadas en tiras finas.
  • Sake o vino blanco.
  • Cubito de caldo de pollo tipo Avecrem.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.

Elaboración:

La salsa yakisoba es la que le da el gusto especial a estos tallarines. Si no puedes encontrarla, puedes hacer en casa una variante, siempre que tengas estos ingredientes: mezcla salsa de soja, salsa inglesa o Perrins, kétchup, salsa de ostras y azúcar. Lo remueves y así obtendrás un sabor parecido al yakisoba. La salsa casera más auténtica se hace añadiendo un poco de sake y mirin (un tipo de sake dulzón). Puedes añadir verduras a tu conveniencia, los yakisoba pegan con casi todo.

1. Saltea los vegetales y carnes:

Lava y corta las verduras en tiras. Pela la cebolla y la zanahoria antes. Corta las setas en láminas gruesas. Usa las hojas exteriores de la col. En una sartén amplia y caliente, con un chorrito de aceite de oliva, sofríe la carne de cerdo, cortada en trozos más o menos gruesos. Cuando esté hecha, resérvala. En la misma sartén saltea los vegetales. Empieza con la cebolla y las setas, y cuando empiece a dorarse, añade el resto. No debe salir demasiado cocinado, con un punto crujiente.

2. Sofríe los yakisoba con el resto de ingredientes:

Espolvorea por encima una pizca de cubito de caldo de pollo concentrado, desmenuzado y bien repartido. Remueve. Añade un chorrito de sake o vino blanco (sin pasarte, solo para dar sabor). Remueve hasta que se evapore el alcohol y apenas haya líquido. Añade los fideos yakisoba (si no están precocinados o es otro tipo de tallarín, debes cocerlos antes en una olla con agua). Con cuidado, ve soltándolos, pues suelen estar apelmazados en la bolsa. Si te cuesta, echa un chorrito de agua o sake. Añade el cerdo que tenías reservado. Fríelo todo junto, a fuego fuerte, mientras remueves, durante unos minutos: que los yakisoba se impregnen del resto de ingredientes y del aceite. Riégalo después con la salsa yakisoba bien repartida por toda la sartén. Remueve hasta que los tallarines adquieran un color marrón. Comprueba el punto de sal. Si tienes katsuobushi ponlo por encima a modo de decoración. Sírvelo inmediatamente.

➥ Seguimos con un receta de yakimeshi o arroz frito japonés.