Pato confinado

Receta de ensalada veraniega de espinacas y pollo

Ensalada de espinacas y pollo.
Ensalada de espinacas y pollo. Foto: Pixabay.

Nos gustan las ensaladas. Sobre todo en verano, especialmente cuando son un plato completo. Y esta receta es buena muestra. El pollo tiene proteínas, poca grasa, es carne magra y saludable; las espinacas (cuando están crudas) son una marejada de vitaminas y minerales. Si a eso le añades frutos secos.... tienes un recetón que es además fácil de preparar.

Necesitarás unas pechugas de pollo, que freirás o pasarás por la plancha (si lo quieres menos calórico). Se riega la ensalada con una vinagreta, a la que puedes darle un punto de ácido, con la mostaza y limón, y endulzarla también, con un poquito de miel. Puedes usar tomates deshidratados (tras hidratarlos y colarlos), si buscas un sabor más fuerte. Optes por lo que optes, estás delante de una ensalada nutritiva, saciante y deliciosa.

Ensalada de espinacas y pollo

Ingredientes 2 personas: 

  • 2 filetes de pechuga de pollo.
  • 1 cebolla morada.
  • 1 bolsa de espinacas tipo baby.
  • Tomate de ensalada, tipo cherry, o secos en aceite.
  • Lascas de queso curado o parmesano.
  • Nueces, normales, o de macadamia.
  • Vinagre de manzana o balsámico.
  • Mostaza de Dijon.
  • Orégano.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

1. Fríe las pechugas:

Fríe con aceite de oliva las pechugas (también puedes pasarlas por la plancha), y añade un poco de sal. Espera a que los filetes estén dorados por ambos lados. Pasa los filetes de pollo por papel absorbente para retirar el exceso de aceite. Córtalos en tiras o dados.

2. Prepara la ensalada:

Pela, quita la primera capa, y corta la cebolla en juliana fina. Corta el queso, si no lo tienes en lascas. Lava y escurre bien las espinacas. Pon la verdura en un bol. Añade el pollo, la cebolla y el queso. Agrega los tomates partidos. Haz una vinagreta, mezclando aceite de oliva y vinagre (cuatro cucharadas de aceite por dos vinagre, aproximadamente), junto a una cucharadita de mostaza de Dijon, una pizca de sal y una cucharadita de orégano. Bátelo hasta que emulsione. Echa la vinagreta en la ensalada y mézclalo bien. Comprueba el punto de sal. Echa las nueces partidas por encima de la ensalada.