Marco Incomparable

Buitres y gaviotas

En los años en los que España era una fiesta del ladrillo auspiciada por la liberación del suelo del Gobierno del Partido Popular, los hijos del ex presidente José María Aznar tuvieron la oportunidad de integrarse en lo más alto de la sociedad madrileña. El mayor de los tres hermanos, José María junior, era de sobra conocido en los mentideros de la villa por ser "bastante normal" (dentro de lo normal que uno puede ser si comparte ideología con su padre), y de él hablaban sorprendentemente bien personas de su entorno.

 

Obviamente, todo esto eran patrañas de sus amigos.

 

Alguien que ha crecido viendo cómo España pasaba de ser un cañón económico a hundirse al pinchar la burbuja inmobiliaria no puede ser "normal" si se dedica a ganar dinero a costa del drama de miles de familias que están perdiendo sus casas. Gente corriente, humilde, humillada día tras día. Gente que se ve obligada a vivir en la calle mientras que los bancos les desahucian para acumular juegos de llaves de los que luego no saben muy bien cómo deshacerse.

 

El primogénito del autor de la frase:  "Si quisiera volver, volvería", es uno de los pocos jóvenes españoles capaz de abrirse paso con éxito en el mundo laboral en 2013. Todo un logro. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Aznar Botella acaba de entrar a formar parte de Promontoria Plataforma S.L., y no de becario, sino de consejero. No está nada mal, aunque quizás un detalle a tener en cuenta sea que esta firma es propiedad de Juan Manuel Hoyos Martínez de Irujo, íntimo amigo del ex presidente Aznar. Y con esto no quiero decir que las amistades de papi tengan nada que ver.

 

Empero, cuando leo noticias como que este joven se ha asociado con Cerberus, me hago preguntas absurdas como: ¿dormirá bien por la noche sabiendo que cobra un sueldo de un fondo buitre dedicado a gestionar las casas de los desahucios de Bankia? Es decir, ¿alguien que ha vivido durante su juventud en el Palacio de La Moncloa puede estar tranquilo sabiendo que va a ganar un dinero usurpado a tantos ciudadanos?

 

Lamentablemente, el hijo de la responsable de "A cup of café con leche in plaza Mayor" dormirá a pierna suelta y lo único que le debe de inquietar debe de ser cómo aumentar los ceros en su prometedora cuenta.