Opinion · Marco Incomparable

Chabelita no es idiota aunque lo parezca

 

 

A simple vista puede parecer un poco descabellado ver cómo una chica de 18 años tiene un hijo, vende la exclusiva y a los dos meses estrena escote, representante y maquillador (de Jennifer López, nada más y nada menos). Es bizarro, incluso tratándose de una hija de Isabel Pantoja.

 

La chica puede parecer bastante descerebrada, incluso un poquito gilipollas, pero nada más lejos de la realidad. Cuando una ve a Chabelita desenvolverse ante las cámaras, se da cuenta de que no es idiota. Tiene muy claras las ideas, ha visto en casa cómo se negocian las exclusivas y, sobre todo, cómo es mucho más fácil ganar dinero con un contrato publicitario que con una nómina de asalariada.

 

Nos puede parecer más o menos acertado, pero esta moza con cara de pava se ha embolsado ya 30.000 euros por dos horas de trabajo en las que se ha dedicado a hablar de la dieta de la alcachofa. Y ya. 30.000 eurazos a sumar a la exclusiva de nacimiento del bebé hace meses en ¡Hola!

 

Este personaje, al terminar y cobrar su cheque, en vez de irse a pagar el alquiler o abrir una cuenta ahorro para el hijo que ha tenido con ese chupón de cámara, ha preferido irse a las tiendas más horteras de la milla de oro madrileña a fundirse la pasta. Vamos, que parte de una base sin problemas de solvencia pese a quejarse de que mamá no le pasa la paga.

 

Ella ya ha contratado a una representante para preparar su «futuro». Un futuro en el que lleva pensando unos cuantos años, que ha planificado despacio y que la nueva it girl del papel couché ha empezado a labrar con esos nuevos implantes de mamas (aunque yo en vez de tetas, Chabelita, me hubiera puesto cuello).