Opinion · Marco Incomparable

Si te acosan en el Ejército te vas a la calle

_zaida_9d22fbe8

Zaida Cantera ha recibido la baja definitiva del Ejército de Tierra. El Ministerio de Defensa se lo comunicó ayer después de meses de lucha en los que la comandante se arriesgó a denunciar en público haber sufrido acoso sexual por parte del teniente coronel Isidro José de Lezcano Mújica, y acoso laboral por parte de otros superiores.

La parte buena de la noticia es que esta mujer no tiene que volver a ver a su agresor ni a todos los encubridores que la acosaron laboralmente. Ella misma pidió la baja en el mes de julio de 2014. De ahí su alivio. La mala es que quien ha tenido que dejar su trabajo es la víctima, y no el verdugo.

De ahí la rabia de la ex capitán del Ejército. Este miércoles, Cantera recogió en el Gobierno Militar de Madrid el documento que certifica que el Ejército le ha concedido una baja definitiva que le permite pasar “a retiro por inutilidad permanente”.

 

A ella la Junta Médica y la asesoría jurídica del Ministerio le conceden la inutilidad. Cuando su nueva situación sea oficial, podrá pedir la pensión máxima, 2.500 euros al mes, y rehacer su vida con otro trabajo.

Pero se trunca la carrera militar de una mujer que sentía vocación por su oficio. Se la aparta a ella. ¿Y al acosador? ¿Qué le pasa? Aunque el teniente coronel denunciado por Zaida fue condenado en 2012, la causa por acoso laboral que sufrió a raíz de aquel episodio fue archivada.