La trama mediática

Rubalcabistas al fin

Como era de prever, lo más rancio del kiosco celebra por sevillanas el encumbramiento de Pérez Rubalcaba como nuevo gran maestre del Puño y la Rosa. Ante ellos, el futuro se presenta como un paseo militar. "Rubalcaba pone en su Ejecutiva al equipo de la derrota socialista", titula a todo pulmón La Razón en primera. Gol por la escuadra, y sin necesidad de faltar a la verdad. Y para terminar de adornarse, Alfonso Ussía apostillaba: "Que a estas alturas González derrote a Zapatero, tiene miga".

Como verán en las próximas líneas, esta vez les va a resultar complicado no estar de acuerdo con las plumas carpetovetónicas. Tanto es así, que el editorialista de Cope titulaba su homilía con la misma idea aventada en las páginas de Público por Ignacio Escolar. A ver si les suena: "El PSOE lo cambia todo para que no cambie nada". Siento esta nueva puñalada a Nacho, pero el mismísimo Federico Jiménez Losantos tiraba también de Lampedusa para explicar en su columna de El Mundo lo vivido en Hispalis: "En el fondo, ha ganado el proyecto que más se acercaba al espíritu nostálgico de ambos: cambiar, para que el PSOE siga siendo el PSOE".

El mal menor... o así

Hay coincidencias que asustan, ¿eh? Pues verán cuando no sepan qué coma cambiarle al editorialista de Libertad Digital: "Los nombres de la Comisión Ejecutiva elegida este fin de semana perfilan las hechuras de búnker nostálgico que tendrá el mandato de Alfredo Pérez Rubalcaba en el PSOE. Si hubo una vez una candidata llamada Carmen Chacón, su huella ha sido borrada de la foto, como la de Trotski en la propaganda estalinista". ¿Algo que objetar?

Por si a alguien le cabían dudas sobre a quién le ha hecho feliz la elección del de Solares, aquí está el editorialista de ABC para disiparlas: "Rubalcaba era, sin duda, la opción más adecuada para reconducir a una formación política que —como él mismo reconoció ayer— ha perdido el contacto con la sociedad". Para disimular lo justo, la pieza se titulaba "Rubalcaba, el mal menor".

Tiene su qué que haya que llegarse a El País en busca de un contrapunto. Lean a Enrique Gil Calvo: "Al elegir su nuevo secretario general, [el PSOE] ha tenido el acierto de aprender de la propia experiencia rectificando decisiones previas que se demostraron erróneas. ¿A qué error anterior me refiero? Al de elegir a Zapatero en julio de 2000". Ganó dos elecciones y eso está fatal, ¿no?