Salud en positivo

Irresponsables, Necios, Insensatos

Ilustración: Verónica Montón Alegre
Ilustración: Verónica Montón Alegre

Parecía que la primera ola de la Pandemia, ya hace un año, iba a estar marcada en nuestra memoria de por vida, las cifras de contagios y lo peor, de fallecidos eran sobrecogedoras, pero parece que la actual ola va a conseguir superarla y lo peor de todo, es que el año pasado no sabíamos a lo que nos enfrentábamos, hoy si, o al menos tenemos mucha más información. Sabemos cómo actuar, cuales son las medidas preventivas para no infectarnos y aun así, miles de personas con nombre y apellidos siguen contagiándose.

Se ha producido la tormenta perfecta. ¿De verdad la oposición de este país continuará pensando que el Gobierno tiene toda la culpa? ¿Qué ellos lo habrían hecho mejor? Permítanme dudarlo.

Parece que el mundo se ha vuelto loco y como manifestó Quino en palabras de Mafalda "Que paren el mundo que me bajo" ganas te dan… pero merece demasiado la pena luchar y mientras siga habiendo personas comprometidas, lucharemos porque la insensatez se vuelva cordura.

Insensatez

Esta insensatez de la celebración de las fiestas navideñas de muchos, a pesar de las recomendaciones. Las fiestas de irresponsables llenas de alcohol, bailes e incluso drogas, los botellones en las calles y plazas, la manifestación y las actitudes de los negacionistas, y las nuevas variantes del virus creo que han contribuido a que se desarrolle la tormenta perfecta que ha provocado que estemos sufriendo esta sobrecarga en nuestros hospitales.

Mientras vemos a los SANITARIOS EXHAUSTOS, doblando turnos, con crisis de ansiedad y problemas de salud mental, nos levantamos todos los días con angustiosas noticias protagonizadas por insensatos, necios e irresponsables que destapan la bajeza a la que puede llegar el ser humano. Cuando ni siquiera piensan en sus seres más queridos a los que pueden contagiar, ¿cómo van a pensar en los más de 40.200 contagiados diarios y casi 500 muertos …?

Estoy segura que muchos habrán llorado y otros lo harán, su mayor castigo será su conciencia. Lo siento, pero la Impotencia me puede.  Sé que la mayoría de la gente es sensata, que actúa con responsabilidad y sentido común, pero aquella gentuza ensombrece la calidad humana.

Me considero una persona tolerante, siempre he respetado a todo el mundo piensen o no como yo, de hecho, creo firmemente en la confrontación de ideas como un enriquecimiento de la persona y en definitiva de la sociedad. Pero hay cosas que no se pueden tolerar.

La rabia me invade al ver las imágenes en la sala Barceló de Madrid hace unos días, con jóvenes sin ningún tipo de protección, bien pegados, cantando a voces. Esa noche dormirían en sus casas, desayunarían y comerían al día siguiente con sus familias extendiendo el virus. Estos actos deben tener consecuencias, las sanciones deben imponerse, tanto para ellos como para los empresarios que permiten estos excesos.

Derechos y empatía

Y mientras miles de compatriotas luchan por sus vidas en los hospitales, los negacionistas se manifestaban libremente por las calles de Madrid pidiendo "libertad, derechos fundamentales y la vida" es incomprensible esta disonancia. Libertad la tienen, pero cuando lo evidente está ante los ojos no es comprensible su objetivo. ¿Que pretenden?  Niegan la realidad evadiendo así una verdad incómoda. El derecho a la libertad, el derecho a la vida son bienes jurídicos constitucionales, pero también llevan consigo unas obligaciones que parece que a estos personajes se les olvidan.

Quizás los acontecimientos nos hagan pensar que sería bueno revisar la tipificación de los delitos contra la Salud Pública, ahí lo dejo…

Yo revindico EMPATÍA Y SENTIDO COMÚN a los que lo están haciendo mal a sabiendas, empatía hacia las personas infectadas que luchan cada día por vencer al virus, empatía hacia las familias que han perdido a sus seres queridos, empatía hacia todos los trabajadores y voluntarios que dando lo mejor de sí mismos ayudan con su trabajo para parar esta terrible Pandemia. Tengo claro que, si se pusieran en el lugar de cada uno de ellos, la sociedad sería mucho mejor.

Firma del Post:

      • Susana Hernández Campa. Enfermera y Técnico de Calidad

Forman el Foro Ágora Salud:

      • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.
      • Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
      • Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.
      • José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.
      • Isabel González. Médica radióloga. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
      • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia.
      • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.
      • Pere Herrera de Pablo. Medico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.
      • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.

Ilustra el blog:

      • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.