Opinion · MierdaJobs

Buscan una Project Manager con experiencia, carrera universitaria y que sea «agradable, delgada y bonita»

La paridad sigue sin llegar a muchas profesiones, y una de ellas es la informática. En España, los hombres informáticos representan el 87,9% de los alumnos matriculados en el grado universitario frente al 12,1% de mujeres.

Esta situación se traslada de forma directa a los puestos de trabajo y en muchas empresas apenas hay mujeres informáticas trabajando.
Esta situación no sólo ocurre en nuestro país, sino que se puede extrapolar a muchos países.

Además, según un estudio del centro de investigación Pew, tres de cada cuatro mujeres que trabajan en el sector de la informática aseguran que han sufrido discriminación por cuestión de género en su lugar de trabajo, y de eso precisamente va nuestro Mierda Job de hoy.

Para hablar de esta última oferta tenemos que volar hasta México, concretamente hasta Guadalajara. Allí hay una empresa que tiene muy claro que el sector de la informática y la programación está dominado por hombres y pretenden contratar a una mujer como Project Manager para “equilibrar” un poco el equipo. Hasta ahí todo normal, pero la oferta empieza a torcerse cuando hablan de los requisitos para que dicha mujer sea contratada.

En el anuncio dejan claro que la mujer debe tener “un carácter agradable, delgada y bonita”. Además, añaden que quieren “darle frescura al área con tanto hombre programador”.

Aunque parezca una broma, la oferta ha estado colgada en Likedin y ha tenido varias postulaciones. Tras la publicación del enlace en Facebook y debido a la cantidad de críticas que ha recibido, la oferta ha sido eliminada.

No es la primera vez que el sexismo caracteriza una oferta de trabajo. Una empresa sevillana fue denunciada a la Inspección de Trabajo por esta oferta de empleo: «Buscamos diseñador gráfico para media jornada […] abstenerse diseñadoras dado que el trabajo que va a tener que desempeñar a nivel físico, en ciertas ocasiones, no es adecuado para ellas”.

En Mierda Jobs ya hemos denunciado varias ofertas machistas, en una de ellas el empresario dejaba claro que estaba dispuesto a contratar mujeres sin papeles a cambio de sexo, y en otra solicitaban una empleada de limpieza que realizase su trabajo en ropa interior.