Pato confinado

Receta de mejillones a la cerveza

Receta mejillones salsa de cerveza.
Mejillones en salsa.

Algunos paleontólogos consideran que el mejillón salvó a la humanidad. Dicen que los homo sapiens tuvieron suerte de habitar las costas, ya que por allí se expandieron por el ancho mundo. Afirman que consiguieron sobrevivir gracias a los sabrosos mejillones que encontraron por el camino. Lo cierto es que no hay que ser muy sapiens para saber que estos moluscos no solo salvan la vida sino que la alegran. Fueron unos sapiens felices.

Los mejillones son hoy muy económicos y están llenos de propiedades para tu organismo: vitaminas del grupo A, B, C, E y K. Ácidos grasos saludables, mucha proteína, potasio, hierro, y calcio... Una potencia biológica que, cubierta en una buena salsa, pondrá a tus células a bailar.

Los mejillones a la cerveza son solo una más de las múltiples recetas que los acogen. Se trata de intercambiar el clásico vino blanco por la cerveza. Le da un gusto más fuerte pero no por ello menos interesante.

Se añade también un poco de mantequilla (al estilo francés) y puerro (el puerro y el mejillón son amigos de la infancia). Todo entra en armonía y así obtienes unos mejillones supremos. Recuerda que el mejillón no debe salir demasiado hecho, pues pierde aromas y textura. En cuanto se abran, los retiras del fuego.

Receta de mejillones a la cerveza

Ingredientes 2 personas:

  • Medio kilo de mejillones.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 puerro.
  • Tomillo.
  • Pimienta negra molida.
  • 1 pimienta de cayena (opcional).
  • 1 vaso de cerveza rubia.
  • 1 nuez de mantequilla.
  • 1 chorro de aceite de oliva virgen extra.

1. Limpia los mejillones y prepara el caldo:

Repasa los mejillones. Quítales las barbas (estira con las manos) y límpialos con un cuchillo. Lávalos en agua. En una olla profunda pon un chorro de aceite de oliva. Añade el puerro cortado en rodajas (la parte blanca), los ajos pelados y cortados en láminas, y las especias. Tenlo a fuego bajo hasta que esté pochado. Vigila que no se queme, hazlo con la olla tapada.

2. Cuece los mejillones:

Añade la cerveza al puerro. Sube el fuego. Cuando empiece a hervir, agrega los mejillones. Tápalo y espera a que se abran. Retíralos inmediatamente del fuego. Añade la mantequilla y remueve hasta que se deshaga. Sirve los mejillones con la salsa de cerveza.

➦ Seguimos con una receta de mejillones a la belga.