Pato confinado

Receta de gazpacho de remolacha

Gazpacho de remolacha.
Gazpacho de remolacha. Foto: Pixabay.

Si los antiguos vieran lo que hemos hecho con los gazpachos creerían en la teoría de la evolución desde mucho antes que surgiera la idea de Darwin. Se han ido transformando a lo largo de la historia, introduciendo nuevos ingredientes y colores en función de los alimentos que teníamos a mano.

No es extraño, porque el gazpacho es una receta maestra y todo terreno que se adapta a cualquier escenario. Sabe acoger en su seno el tomate, la sandía, el melocotón y también, por qué no, la remolacha.

El gazpacho de remolacha tiene un color violeta o rojo intenso. Es una mezcla triturada de tomates junto a esa hortaliza cocida. Tiene un sabor más intenso que el clásico cordobés. Es igualmente delicioso y muy saludable.

Según el cocinero puede llevar unos ingredientes u otros. Algunos simplemente hacen un gazpacho andaluz con un punto de remolacha. Otros le echan jengibre para que tenga un tono más picante y original. Hay quien lo decora con queso feta. Esa es la maravilla del gazpacho, que puede seguir evolucionando en tu misma cocina.

Receta de gazpacho de remolacha

Ingredientes 4 personas:

  • 10 tomates pera maduros.
  • 2 remolachas cocidas.
  • 1 cebolleta.
  • 1 diente de ajo.
  • 1/2 pepino (opcional).
  • Vinagre de Jerez (un chorro)
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

1. Tritura el gazpacho:

Lava bien los tomates. Corta la parte verde, y agrégalos en trozos, con su piel, al recipiente de la batidora o robot de cocina. Añade la cebolleta (media o un poco más, al gusto), solo la parte blanca y sin la primera capa. Córtala también en trozos. Echa las remolachas cortadas en rodajas gruesas, y el diente de ajo, pelado y sin su germen interior. Tritura el gazpacho. Agrega un poco de sal, el vinagre y un chorro de aceite de oliva (y también un poco de agua fría si lo ves muy espeso). Vuelve a triturarlo y comprueba su sabor. Si estás conforme, llévalo a la nevera hasta que esté frío. Al servirlo decóralo con trocitos de queso feta o de yogur.