Pato confinado

Receta de calabacines rellenos al horno

Calabacines redondos rellenos de carne.
Calabacines redondos rellenos de carne.

Excelente receta que combina verdura y carne, horno y queso, paladar y alegría, con un resultado sorprendente. No necesitas ser un genio de la cocina para lograr un plato más que óptimo. Es mejor, no obstante, usar la variedad de calabacín redondo (facilita el relleno). Los reconocerás porque parecen calabacines obesos, o un bastardo surgido de un encuentro fugaz, de unas pepitas al aire, con una calabaza. Se extrae la pulpa con un sacabolas o con un cuchillo, formando un hueco, conservando intactas las paredes del vegetal... después se rellena. Los calabacines rellenos al horno se convierten así en un contenedor de prodigios. Una lámpara con su genio dentro. Para el relleno se puede usar carne picada, gambas, verduras, atún, pollo... La salsa de tomate realza el conjunto. Se pasa por el horno con un sello de queso rallado y de este modo obtienes un comestible divertido, una nueva forma de alegrar tus días.

Receta de calabacines rellenos al horno

Ingredientes 2 personas:

  • 1-2 calabacines redondos por persona.
  • 1 cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 1/2 kilo de carne picada mezcla (ternera y cerdo).
  • Salsa de tomate frito de calidad.
  • Queso rallado.
  • Aceite de oliva.
  • Pimienta negra.
  • Sal.

Elaboración:

Tienes que hacer un sofrito con la cebolla, la carne picada y la pulpa del calabacín. Después usas la mezcla para el relleno. Puedes añadirle otras verduras (zanahoria, pimiento rojo, setas, etc.) y echarle especias al gusto. Debes cortar los calabacines redondos en su cúspide, en la parte del rabillo; lo justo para poder hacer un agujero y extraer la pulpa y que puedan además mantenerse en pie. Luego los rellenas y los pasas por el horno. Tienes que cocer los calabacines en agua durante un par de minutos una vez les hayas extraído el contenido (sin pasarte, que no salgan demasiado blandos). Si no encuentras calabacines redondos puedes utilizar la variedad común y hacerlos como si fueran unas berenjenas rellenas.

1. Prepara el receptáculo y el relleno:

Corta la punta del calabacín y, con un sacabolas o un cuchillo, ve extrayendo la pulpa con cuidado. Debe quedar completamente vacío por dentro, pero respetando sus paredes y sin agujeros. Reserva la pulpa. En una sartén pon a calentar un chorrito de aceite de oliva. Añade la cebolla bien picada y el ajo, cortado del mismo modo. Cuando la cebolla empiece a estar translúcida, echa la carne picada. Deja que se sofría bien. Añade un poco de sal, pimienta negra y especias al gusto. Cuando la carne empiece a estar hecha, introduce la pulpa del calabacín. Tenlo al fuego hasta que esté tierno. Echa varias cucharadas de salsa de tomate frito, y deja que se guise durante unos minutos. Mientras tanto, pon los calabacines ya vaciados a cocerse en una olla con abundante agua durante unos minutos.

2. Pasa los calabacines rellenos por el horno:

Saca los calabacines del agua y escúrrelos bien. Cuando se templen, ponlos en una fuente de horno. Introduce el relleno en su interior, hasta los topes, apriétalo. Añade una capa de queso en la superficie abierta. Ten el horno precalentado a 180 grados. Hornea los calabacines alrededor de cinco minutos.

Seguimos con una receta de espaguetis hechos con calabacín.