Bulocracia

Vox y su entorno difunden el bulo del homicida "magrebí" que es rumano

Jaén no se libra últimamente de saltar a la actualidad a causa de la violencia. Linares se puso en pie de guerra hace un par de semanas por la agresión de dos policías a un hombre y a su hija menor de edad, y el pasado fin de semana, a 124 kilómetros por carretera sin salir de la provincia, un terrible homicidio ha conmocionado a la localidad de Alcalá la Real.

Francisco Zúñiga, Paco, era el sacristán de la Iglesia de la Consolación. El viernes pasado se disponía a cerrar el templo. Pasaban las ocho de la tarde y en la puerta había un mendigo. El religioso, al parecer, le emplazó a colocarse la mascarilla y éste reaccionó apuñalándole por la espalda mortalmente.

Paco tenía 52 años y era muy conocido en esta histórica localidad jienense de 22.000 habitantes, mientras que su agresor, detenido dos horas después, es un hombre de 33 años de nacionalidad rumana con sus facultades perturbadas, que además estaba bajo los efectos de las drogas en el momento del ataque, según ha confirmado el Ayuntamiento de Alcalá la Real.

Algunos vecinos, presuntamente, comentaron que el agresor era "un marroquí" que solía pedir a la puerta de la iglesia. Al menos en eso se ha inspirado Vox y su entorno para propagar un nuevo bulo sobre la nacionalidad del homicida. Desde la formación ultraderechista se ha dicho públicamente que el detenido era "un marroquí" o "un magrebí" y así lo han contado también distintos medios que suelen leer los de Vox, que después o se han arrepentido de hacerlo o no.

La Razón sí se ha arrepentido. Publicó la noticia el sábado apostando inicialmente porque el autor del apuñalamiento era un magrebí "adolescente de 14 años", luego la borró e hizo una nueva que mantiene, esta vez sin alusión alguna a la nacionalidad del agresor pese a que ya era público que se trataba de un rumano. Prudencia tras la imprudencia.

OkDiario, por su parte, mantiene la noticia que publicó el sábado, donde dice que "el asesino se trataría de un inmigrante marroquí sin hogar". Se escuda igualmente en que "así lo apuntan los propios vecinos y varios dirigentes políticos de Vox en las redes sociales".

Esos vecinos, si existen, se equivocan. Pero que lo hagan los de Vox y alrededores con estos argumentos ya empieza a ser tradición. Con razón ellos suelen ser incrédulos. De primeras ya 'sabían' que el agresor era "magrebí" o "marroquí" y así lo difundieron en sus redes sociales sin complejo alguno.

Y entre ellos, como no, el periodista de cabecera del partido verde, Hermann Tertsch, que acumula acusaciones falsas que le cuestan dinero en los Juzgados pero sigue empeñado en difundir bulos. Tiene más delito en su caso porque es periodista y contrastar, contrasta cero. Hemos hablado de él en Bulocracia en otras ocasiones y lo suyo ya parece algo digno de estudio.

Vox parece tener una fijación especial con que los autores de las desgracias que ocurren en España sean magrebíes. Tienen ejemplos reales pero, por si acaso, convierten inicialmente en agresiones de norteafricanos todo lo que incluya violencia. En esta ocasión, han querido alarmar especulando con la idea de se trataba de un musulmán, aportándole así a esta muerte un componente islamofóbico.

"Nos están invadiendo". Adrián Belaza, otro miembro destacado de Vox, natural de Bilbao y residente en Logroño, que ya se comió en su día el bulo del "pin parental", también 'sabía' que el homicida de Alcalá la Real "era MARROQUÍ" y está preocupado porque "ahora son nuestros templos cristianos".

Iván Espinosa de los Monteros, por su parte, se refirió al tema en su Twitter hablando de "un inmigrante" y haciendo gala de la habitual demagogia de su partido para no juzgar lo ocurrido sino lo que podría haber sido: "Si el sacristán de la iglesia de Consolación de Alcalá la Real (Jaén) hubiera apuñalado hasta la muerte a un inmigrante, lo hubieras visto en los medios, ¿no? ¿Y si hubiera sucedido al revés?".

¿Cómo era eso..? ¿"Si mi abuelo tuviera ruedas, sería una bicicleta"? Pues esto igual. En todo caso, pese al empeño de Vox en que este horrible suceso no ha salido en los medios, lo ofrecieron las agencias de referencia, Efe y Europa Press, y el sábado se hizo eco la inmensa mayoría, entre ellos Público, bien sin aludir al lugar de origen del homicida o bien reflejando su nacionalidad rumana. Igual tardaron un poco más en que se confirmara su procedencia pero no mintieron.

El Ayuntamiento y su propio alcalde, Marino Aguilera, hicieron un "llamamiento a la calma" en "estos momentos difíciles y de lógica indignación, pero el presunto asesino ya ha sido detenido y debemos dejar que la Justicia siga su curso. Rogamos que Alcalá siga siendo el municipio tranquilo que todos conocemos".

Y es que es un acto de grave irresponsabilidad por parte de un partido político y de varios medios de comunicación, se han convertido supuestos rumores en certezas. Cuando hay intención, es más fácil. Esta gente crea bulos y luego siempre los acompaña con algún comentario acerca de que no encontraremos esa noticia en los medios que no les son afines. Normal.

Tampoco es que que les vaya algo con los rumanos. La fijación en Vox con los magrebíes atiende a que, a diferencia de los nativos de Rumanía, en el norte de África la población es mayoritariamente musulmana, y eso para ellos, que son mayoritariamente cristianos, parece conllevar una predisposición a la violencia islamista que no quieren cerca. Por eso en este caso les ha bastado confrontar que el fallecido era un religioso a las puertas de su iglesia y el agresor un inmigrante para convertirlo desde el principio en magrebí.