Pato confinado

Receta de crema de alubias blancas y puerro

Crema de alubias blancas y puerro.
Crema de alubias blancas y puerro.

Las cremas son un alimento saludable y están llenas de magia: convierten las verduras en deseo vegetal. La dendrofilia es una parafilia o placer enfermizo por las hortalizas y en parte esto de las cremas, si caes bajo su hechizo, se asemeja. Son como las hijas de Venus o de Afrodita en templos de cuenco humeante. Con permiso de Demi Moore, es la única cirugía estética que funciona. Convierten al brócoli en Nefertiti, hacen de la coliflor una musa asiática. La gente suspira delante de la excelente crema de champiñones o de calabaza.

La crema de alubias blancas y puerro que presentamos hoy está en la cúspide de la pasarela. Se añaden aquí las magníficas y nutritivas legumbres. Tienes todo en uno. Proteínas de calidad, sabor, minerales, fibra, y vitaminas… La crema de alubias está a medio camino entre una vichyssoise y una fabada, pero sale ligera y cremosa.

Receta de crema de alubias blancas y puerro

Ingredientes 2-4 personas:

  • 1 bote de alubias blancas cocidas de calidad (alrededor de 500 gr.)
  • 1 puerro (la parte blanca).
  • 1 patata.
  • 1/2 o 1 cebolla.
  • Caldo de verduras o ave.
  • Mantequilla.
  • Crema de leche (opcional).
  • Aceite de oliva virgen.
  • Pimienta negra.
  • Una pizca de pimentón dulce (opcional).
  • Sal.

Elaboración:

Existen muchas variantes de esta crema. Según la receta, las alubias pueden ir acompañadas de diversas hortalizas (zanahorias, calabacín, calabaza, patata... y hasta guindilla). Algunos cocineros le añaden además queso tipo azul. Una vez batida, se suele colar bien en un chino para que salga muy fina. En ciertas recetas le añaden vino blanco al rehogar los vegetales. También puede llevar un toque de pimentón dulce o tomate concentrado para realzar su sabor. Hay quien le da un punto de vinagre de Jerez. Puedes utilizar alubias de bote o cocerlas tú con caldo junto a la patata y otros vegetales (unos 40 minutos). Se puede incluir crema de leche para que tenga un punto más suave (al final). Guarda siempre unas judías enteras como decoración. Puedes variar las cantidades y echar más puerro que alubias, por ejemplo.

1. Limpia las alubias y rehoga las verduras:

Lava bien con agua las alubias de bote y reserva. Corta en rodajas finas la parte blanca del puerro y la cebolla, y en dados la patata pelada. Rehoga cebolla y puerros en la olla hasta que estén blandos en una mezcla de mantequilla y aceite de oliva virgen. A fuego bajo, vigilando siempre que no se dore. Añade la patata y deja que se rehogue, también a fuego bajo, durante unos diez minutos, con la olla tapada. Dale un punto de sal y de pimienta negra. Echa por último las alubias cocidas y lavadas y añade caldo hasta que las cubra unos dedos. Que estén cocinándose entre diez y veinte minutos a fuego medio.

2. Tritura la crema de alubias:

Tritura el contenido con la batidora, que salga lo más fino posible. Pasa después el resultado por un chino. Añade unas pocas judías por encima y un chorrito de aceite de oliva virgen y una pizquita de pimentón.

Seguimos con una crema de guisantes con jamón.